Vacunas, una sustancia que salva vidas

20

Por Jessica Bonifacio

A parte del agua, lo que ha salvado más vidas, son las vacunas, así lo asegura el salubrista y epidemiólogo Miguel Paulino. “Son lo más inocuo que hay, es decir, no causan daño”, manifiesta el también director del Centro Unidad Integral de Vacunación, Nutrición y Control de Peso (UNIVANU) y asesor en Maphre Salud ARS.

Aclara que las vacunas son para prevención, no para sanar, ni tampoco un medicamento. “Son sustancias creadas de manera biológica para proteger y prevenir enfermedades”, explica el especialista.

¿De quiénes son exclusivas las vacunas?

Al llegar a la edad adulta nos olvidamos que hay vacunas disponibles e importantes para todos, no sólo para los niños.“Se tiene la creencia de que las vacunas son únicas y exclusivamente para los niños. Eso es incierto. Si el niño no cumple con el esquema, hay que seguir vacunándolo. Si a los cuatro o cinco años lleva una cobertura completa de su inoculación, cada cierto tiempo, también debe aplicársele el refuerzo. “Por ejemplo, sobre la vacuna contra la Hepatitis B, se supone que el niño a los seis u ocho meses debe tener su esquema completo, pero eso no significa que cuando tenga 10 años no se le aplique un refuerzo”, dice sobre el tema el epidemiólogo.

Asimismo, hay vacunas, como en el caso de la influenza que ameritan la aplicación de un refuerzo anual. “Todos necesitamos la inoculación. Los adultos nos enfermamos de las mismas afecciones que los niños, lo que pasa es que, generalmente, la mayor incidencia ocurre durante la niñez”, subraya.

Cuando se posterga la vacunación

En principio se consideraba que la ruptura del esquema conllevaba el reinicio de la vacuna. “En estos tiempos está comprobado que no hay necesidad de reiniciar, si no de darle una continuidad desde el tiempo en el que se dejó de aplicar la vacuna”.

Continúa: “Si un niño con dos meses inició su esquema con la vacuna pentavalente o hexavalente (aplicada cada dos meses), y a los cuatro meses, por alguna razón, no se le aplicó la dosis correspondiente, la puede continuar más adelante”, explica el doctor durante una entrevista realizada para elCaribe.

Combinadas

Existen vacunas combinadas como la tetravalentes, pentavalentes, hexavalentes… eso depende de la cantidad de enfermedades que se combaten en determinado momento. Por ejemplo, dentro de las pentavalentes, tenemos aquellas que protegen contra la difteria, tétano, tosferina, meningitis y el polio.

En las embarazadas

Hay vacunas específicas que no pueden usarse con las embarazadas. “Aquellas creadas con virus vivos no son permitidas durante el embarazo. Las recomendadas, por ejemplo, son aquellas contra la difteria, el tétano y tosferina, que están clasificadas en la trivalente”, puntualiza el galeno.