El presidente Danilo Medina solicitó al Congreso Nacional la aprobación del estado de emergencia por 45 días.   El Ejecutivo tomó la iniciativa tras consultarlo con el presidente electo, Luis Abinader, por lo que constituye una disposición saludablemente  consensuada. 

Siendo así, se espera que la solicitud sea aprobada sin dificultad por el Congreso Nacional en la Cámara de Diputados y en el Senado de la República. 

Se trata, sin lugar a ningún tipo de dudas, de una juiciosa y responsable decisión por parte del gobierno de turno y de quienes asumirán las riendas de la nación a partir del próximo16 de agosto. 

Debemos insistir en que la pandemia constituye el principal problema y reto de nuestro país y del mundo.

Y que su combate amerita de la unidad de esfuerzos para que podamos salir airosos.  Con el estado de emergencia, el Ejecutivo amplía sus facultades constitucionales para enfrentar la grave crisis, disponiendo de cuantas medidas sean necesarias para, en este caso, preservar la salud de la población. 

Es previsible que con esta base legal, las autoridades retomen medidas que nos permitan garantizar el cumplimiento cabal de los protocolos y el aislamiento social, vitales para afrontar la pandemia.   

Como lo explica el presidente Medina en su solicitud al Congreso, el importante proceso de desescalada y las elecciones del pasado 5 de julio, provocaron descuidos y excesos en amplios sectores de la población, cuyos efectos amenazan con hacer colapsar nuestro sistema de salud, arrastrando con ello secuelas sociales y económicas de escalofriante magnitud. 

Saludamos la madurez política y el compromiso con la nación exhibido por las actuales y futuras autoridades al encontrar este punto de avenencia para afrontar el terrible Covid-19. 

Y apelamos una vez más a los sectores productivos y al pueblo, para que asumamos con actitud de colaboración y responsabilidad  todas y cada una de las medidas que se dispongan para darle de frente a este poderoso enemigo de la humanidad.