Tiempo para Rectificar

0
20

El Partido Revolucionario Moderno tiene en su seno a valiosos técnicos en materia de organización y  gestión de sistemas de tránsito y transporte.   

Y lo mismo puede decirse de entidades sociales y académicas del país que estarían en la mejor disposición de incorporar calificados recursos humanos al servicio del Estado en áreas como la indicada. 

Para La Revista Diaria constituyó un grave riesgo el asumido por el presidente Luis Abinader cuando colocó al frente del Instituto Nacional de Tránsito y Transporte INTRANT  a un dirigente de la empresa de servicios de transporte CONATRA.  Al margen de los atributos profesionales, morales y éticos que bajo ningún concepto ponemos en dudas en la persona de su incumbente, para nadie es un secreto que con esta disposición presidencial se estaba colocando a la entidad supervisora en manos de uno de los sectores a quien debe  supervisar.     

Publicidad

El conflicto de interés ha estado presente desde el inicio mismo de la actual administración, con el comprendido recelo expresado por los demás actores, a lo que se suma la ominosa señal de debilidad institucional que envió esa disposición.     El reclamo de CONATRA para colocar obstáculos  a las operaciones del nuevo corredor Núñez de Cáceres, bajo el alegato de que no ha resultado “rentable”, es la más reciente manifestación del error cometido.   

Ahora resulta que CONATRA, que tiene el control del INTRANT, reclama del gobierno un subsidio para seguir operando un corredor que también controla en forma mayoritaria con sus unidades.   Ante tal afrenta, esperamos que el presidente Abinader, no solo rechace el despropósito, sino que  pondere la necesidad de devolverle al INTRANT su solvencia técnica e institucional.   

Su demostrado compromiso con la transparencia y con las reformas que reclama el país, en el caso del sistema de tránsito y transporte amerita de su sana, oportuna y valiosa atención