Sergio Vargas subirá esta noche al escenario de la sala “Carlos Piantini”, del Teatro Nacional “Eduardo Brito”, con una selección de los principales éxitos que ha cosechado en una carrera musical de casi 40 años.

 “Desde que planeamos la idea del concierto, siempre pensé que era la misma orquesta de Sergio, integrada a la Filarmónica de Santo Domingo, la que debía tocar. La orquesta de Sergio tiene unos músicos excelentes con los cuales yo he grabado; hay algunas sorpresas que vendrán más adelante… Tendremos una única función y muchas cosas van a pasar la noche del concierto, eso se los garantizo”, aseguró el productor del evento, Amaury Sánchez, durante un encuentro con periodistas.

Con un repertorio de unas 22 canciones, entre ellas 16 ó 17 merengues, la producción apostará a una sección que será íntima. De acuerdo a Sánchez, se armará una bohemia con temas como “Brindo por ti” y “Como un bolero”.

“El merengue que hace Sergio Vargas, es un merengue que sinfónicamente se puede hacer súper bien, porque tiene la estructura del merengue tradicional, pero, a la vez, tiene fusiones y se oye bien; puede ser acompañado por una orquesta”, agregó.

Para el artista, oriundo de Villa Altagracia, esta será “una noche donde el merengue brillará”, género al cual le debe todo lo que es, una carrera que le ha llevado a recorrer el mundo, presentándose en los más importantes escenarios con su música y orquesta.

“Acabo de refrescar mi repertorio con un tema que se llama ‘Si pudieras decidir’, y vamos a tratar de tenerlo en el repertorio. El merengue sigue siendo la fuente de inspiración y de riqueza en este país; el hecho de que haya merengueros que no estén bien, no quiere decir que el merengue esté malo, todo lo que yo soy se lo debo al merengue y a mi credibilidad pública”, dijo Sergio Vargas en encuentro con los medios.

“El Negrito de Villa”, como es conocido el artista, fue honrado en el 2018 con el “Gran Soberano” en los premios que entrega Acroarte. Sergio Vargas es un cantante de boleros y merengue, nacido en Villa Altagracia, quien inició su carrera artística en la década de los 80, época denominada como “los años dorados del merengue”.

Participó en un Festival de la Voz de 1980, que organizó el maestro Rafael Solano, logrando alzarse con el segundo lugar. Luego formó parte de la orquesta de Dionis Fernández y más adelante p reforzó la orquesta de Los Hijos del Rey, como vocalista líder. En 1986 lanzó su primera producción discográfica, que incluyó el tema “La quiero a morir”, y posteriormente formó su propia orquesta, a la que llamó “La Filarmónica de Villa Altagracia”. l