Senadores divididos ante segundo juicio político contra Trump

8

Washington.- Senadores demócratas y republicanos reaccionaron este domingo divididos frente al juicio político al expresidente estadounidense Donald Trump por su responsabilidad en el asalto al Capitolio en Washington.

“Es constitucional”, defendió la demócrata Amy Klobuchar en una entrevista en el programa “This Week”, de la cadena ABC News, un día antes de que la presidenta de la Cámara de Representantes, la también demócrata Nancy Pelosi, envíe el al Senado el artículo del enjuiciamiento político.

Klobuchar aseguró que existe un precedente “de hace tiempo, cuando un secretario de guerra fue juzgado después de haber dejado el cargo”.

El pasado 13 de enero, siete días de que Trump dejara la Casa Blanca, la Cámara de Representantes activó el procedimiento para un nuevo juicio político contra el líder republicano, que se convirtió en el primer presidente del país en enfrentar dos procesos de ese tipo durante su mandato.

Aunque el proceso no podrá resultar ya en la destitución de Trump, que abandonó la Casa Blanca el pasado 20 de enero, los demócratas confían en que desemboque en la inhabilitación del expresidente para ocupar futuros cargos políticos.

El senador republicano Mitt Romney consideró que se necesita un juicio para alcanzar “la verdad y la justicia”.

“Vamos a tener un juicio. Ojalá no fuera necesario, pero la conducta del presidente con respecto a la llamada al secretario de Estado (Brad) Raffensperger en Georgia, así como la incitación a la insurrección que llevó al ataque en el Capitolio exigen un juicio”, afirmó Romney al programa”Fox News Sunday”, de Fox News.

Se refirió así a una llamada que el entonces gobernante hizo de casi una hora, filtrada a los medios, en la que trató de convencer al funcionario para que manipulara a su favor los resultados de los comicios de noviembre pasado, en los que se impuso el actual presidente, Joe Biden.

Romney se convirtió el año pasado en el único senador de su partido que votó a favor de destituir a Trump en el juicio por abuso de poder que los demócratas promovieron y del que el entonces mandatario salió airoso.

Aunque el senador por Utah consideró que el artículo de la Cámara de Representantes “sugiere una conducta impugnable”, no dejó clara su decisión, al asegurar que hará lo mejor que pueda como jurado “para aplicar la justicia tan bien como pueda entenderla”.

Durante el juicio, la Cámara Alta es dirigida por el presidente del Tribunal Supremo, en este caso el juez John G. Roberts, y los senadores actúan de jurado.

Otra fue la posición del también republicano Marco Rubio, quien tildó de “estúpido” y “contraproducente” el enjuiciamiento.

“La primera oportunidad que tenga para poner fin a este juicio, lo haré”, afirmó Rubio en el mismo programa.

El senador por Florida consideró, sin embargo, que el expresidente “es responsable en parte de lo que pasó”, pero opinó que ya hay “un incendio en llamas en este país” y un juicio sería como “tomar un montón de gasolina y echarla encima del fuego”.

El segundo juicio político contra Trump comenzará formalmente la semana del 8 de febrero, anunció el viernes el líder de la mayoría demócrata en el Senado, Chuck Schumer. EFE