Saliendo de una Encerrona

16

La República Dominicana está llamada a retomar el sosiego perdido durante las últimas semanas, tras los eventos producidos por la tercera ola de Covid-19 y el conflicto con Haití por la derivación de las aguas del río Masacre.

Tras una sorpresiva convocatoria de urgencia al denominado Gabinete de Salud, el presidente dispuso el endurecimiento de las medidas para el control de la pandemia que se implementarán a partir de este jueves.

Ante el sustancial incremento de los contagios y la positividad durante las últimas dos semanas, el presidente Luis Abinader dejó también sin efecto la inapropiada decisión del ministerio de Educación, respaldo por el Gabinete de Salud, de retornar las escuelas a la docencia presencial.

En adición a la extensión del horario del toque de queda, mayores limitaciones en el uso de espacios públicos y privados y para la venta de bebidas alcohólicas, el gobierno anunció un programa de vacunación casa por casa en el Gran Santo Domingo y otras provincias con elevada positividad.

Con la debida advertencia de ampliar o profundizar las disposiciones si no se registra un cambio en el cumplimiento de las medidas por parte de la población con la esperada disminución en los contagios, se espera una mejora significativa en el proceso de control sobre la pandemia.

Este mismo lunes, el presidente dispuso que la Cancillería notificara al gobierno de Haití la suspensión del diálogo hasta que las autoridades vecinas detengan la construcción del canal derivador del río Masacre.

Con esta disposición, el presidente Abinader responde al reclamo de amplios sectores nacionales de detener la obra, iniciada unilateralmente y sin el más mínimo detalle sobre sus alcances e impacto contra un recurso que pertenece a la República Dominicana.

Se trata, pues, de oportunas y sanas disposiciones del Jefe del Estado que marcan un cambio de rumbo a favor del control de la pandemia y la preservación de la soberanía territorial, todo lo cual reviste singular valor para el pueblo dominicano.