Por Miguel Ponce

Santiago. A pesar de contar con una presa, la de Bao, el municipio de Sabana Iglesia enfrenta serios problemas de agua potable.

La crisis del servicio en este municipio perteneciente a la provincia de Santiago es de tal magnitud, que en comunidades como Los Ranchos y otros poblados llevan cinco años sin recibir el vital líquido. Cansados de la situación, moradores de Sabana Iglesia se manifestaron  tomando las calles, mediante pancartas, consignas y hasta barricas en manos, para demandar de las autoridades del sector agua, mejorar el servicio.

Una señora identificada como Santanita Ramos, residente en la comunidad Los Ranchos, dijo que la excusa brindada por las autoridades acuíferas, es que algunos equipos de expulsión están dañados. “Son cinco años de espera para ver que en las tuberías nos mandan al menos gotas de agua y nada que llega. Estamos cansados de esa situación y es por eso que decidimos protestar en las calles para exigir que nos brinden el líquido”, dijo Ramos.

En tanto que otro grupo de moradores de la comunidad Los Ranchos se quejaron de que llevan aproximadamente dos meses sin agua. La precariedad en el servicio les ha  obligado a que tengan que suplirse mediante la compra de camiones a de empresas privadas, la que resulta costosa y le afecta su precario presupuesto.

Según explicaron, todo se debe a que el motor para el bombeo se encuentra averiado. Los comunitarios dicen que las autoridades de la Corporación de acueducto y Alcantarillado de Santiago (CORAASAN) se han demostrado negligentes para resolver la problemática. Precisaron que además de la presa de Bao, Sabana Iglesia tiene en su proximidad el embalse de Tavera..

En los últimos días, las quejas por  el precario servicio de agua y aumento en la tarifa eléctrica impuesta por la empresa Edenorte ha desatado la ira en varias comunidades del Cibao. En algunas viviendas, los recibos llegan con un aumento de hasta un 200 por ciento, según han denunciado los usuarios.