Ron da Error, filmar durante la pandemia

20

LA HISTORIA

Barney Pudowski es un niño adorable pero tímido que está comenzando la secundaria y a quien le cuesta entablar amistad con sus compañeros. Le falta, justamente, lo que asegura la popularidad en la escuela: un B*Bot, un dispositivo conectado digitalmente que camina y habla, diseñado como la solución ideal para enfrentar cualquier desafío en la escuela. Ya no hay que preocuparse por tener amigos porque el B*Bot promete ser “tu mejor amigo listo para usar”. El primer día de clases, Barney, que vive con su papá, un hombre bienintencionado pero muy distraído; su excéntrica abuela búlgara, Donka; y una cabra loca, se da cuenta rápidamente que sin un B*Bot está destinado al ostracismo social.

Su padre, dándose cuenta de que lo único que Barney quiere para su cumpleaños es el robot, lo sorprende con un B*Bot llamado Ron. Barney está loco de contento pensando que se acabaron sus días de marginación social, pero pronto es evidente que algo anda mal con su nuevo mejor amigo. Ron no sabe nada de su nuevo dueño, sus circuitos son defectuosos y Barney se da cuenta de que por más que lo reinicie una y otra vez, no se convertirá en su mejor compañero. Pero, a diferencia de los demás robots, Ron es infinitamente curioso, muy leal y decidido a apoyar a Barney en todo. Los dos desarrollan una verdadera amistad que redefine los límites de la tecnología.

Publicidad

HACER UNA PELÍCULA DURANTE UNA PANDEMIA

Como consecuencia del aislamiento obligatorio en Londres en la primavera boreal de 2020 debido a la pandemia de COVID-19, Locksmith decidió realizar todas las operaciones por internet. “Durante los primeros 18 meses de la producción antes de la pandemia, todo funcionó fantásticamente bien –dice Lockhart–. Logramos crear muy buenos vínculos antes de que todos tuvieran que volverse a sus casas”. A partir de allí, se hizo aún más evidente la genialidad del equipo, pero ada faceta del proceso de realización se vio afectada.

Los artistas de guion gráfico trabajaron a comienzos de la producción y en la preproducción para estructurar la película, y esa es una competencia de director: editar y pensar cómo será la narrativa de la película. Jean-Philippe Vine, que tiene una larga trayectoria en guion gráfico de animación, explica cuál es el papel del artista de guion gráfico. “Hacer el guion gráfico es básicamente tomar el guion escrito y dramatizarlo de tal manera que funcione cinematográficamente –dice–. Es una combinación de actuación, puesta en escena y dirección de fotografía porque estamos tratando de armar la historia de manera tal que impacte en el público”.

Los ilustradores usaron acceso remoto para conectarse con el proyecto de animación por computadora, en donde los directores y los productores de la película revisaban los materiales por Zoom. El montaje se hizo online con ayuda de herramientas tales como Clearview y Evercast. El equipo digital tenía una conexión VPN, una red privada virtual, de modo que los planos de la película se podían compartir, se podían reproducir desde el servidor y luego los integrantes podían conversar sobre ellos. Se usó Pix para proyectar los primeros cortes de la película para los integrantes del equipo de Locksmith y el estudio.

“La cámara fue muy difícil –dice Smith–. Por suerte, nuestra jefa de layout, Hailey White, y yo habíamos desarrollado un código para el momento en el que se decretó el aislamiento. Tratar de demostrar un movimiento de cámara tridimensional dentro de un entorno virtual de computación gráfica en una pantalla de Zoom hubiera sido imposible sin eso. El montaje también fue muy difícil. Uno se siente totalmente aislado de los materiales con los problemas de reproducción. Era como tratar de hacer el montaje de una película que estabas escuchando en el iPhone de alguien en el cubículo de un baño, a tres compartimentos de distancia”.