Por Ian Browne  @IanMBrowne

SPRINGFIELD, Massachusetts — Al principio, este fin de semana no parecía ser el momento ideal para el festival invernal de los Medias Rojas. Esta semana, el club cortó vínculos con su manager, Alex Cora, a raíz de las revelaciones sobre el robo de señas de los Astros en el 2017, cuando el puertorriqueño era el coach de la banca de Houston.

Pero una vez que comenzaron las festividades el viernes en el complejo de entretenimiento MGM Springfield, resultó ser más terapéutico de lo que el club se imaginó en un principio.

“No seríamos honestos si no reconociéramos que esto se siente un poco raro después de todo lo que ha sucedido en la última semana”, dijo el presidente y máximo ejecutivo de los Medias Rojas, Sam Kennedy. “Dicho eso, la primera persona que vi cuando llegué al MGM Springfield fue a David Ortiz. Eso siempre te pone de buen humor”.

“Al poco rato, el dominicano y su compatriota, el Salón de la Fama Pedro Martínez, tomaron asiento en el escenario e hicieron bromas y respondieron a preguntas.

“Para mí, esta es mi familia, mi base”, dijo Martínez. “Aquí es donde me siento seguro. Les diría a nuestros fans que no escuchen lo que se habla a nuestro alrededor. Los vamos a apoyar a ustedes como ustedes nos han apoyado a nosotros. Los queremos”.

“Todo va a estar bien. No escuchen nada que los distraiga de ser la fanaticada más leal de Grandes Ligas. Creo que vamos a estar aquí [en el 2020] haciendo lo que tenemos que hacer”.

Martínez estaba hablando de ganar.

“Cuando yo jugaba aquí, había una cosa que siempre notaba cuando llegaba a los entrenamientos primaverales después del invierno. Y eso era que nuestros dueños, el Sr. John Henry y Tom Werner, les importa mucho que ustedes se diviertan durante la temporada. Nos enseñaban a nosotros los jugadores cómo ser parte de la comunidad y como ser una familia para ustedes y aprender de ustedes. Como dijo Pedro, vamos a estar bien”.

Los aficionados presentes aplaudieron cuando los jugadores de los Medias Rojas que estuvieron presentes para el festival invernal – el arubeño Xander Bogaerts, el quisqueyano Rafael Devers, Jackie Bradley Jr., Matt Barnes y otros – fueron presentados.

Los eventos de los últimos días podrían servirle de estímulo a los Medias Rojas.

“Han sido unos días muy difíciles para todos nosotros”, dijo Bogaerts. “Este es un año en el que tenemos que mantenernos unidos y demostrar el equipo de equipo que tenemos”.

Los Medias Rojas no han hecho ningún movimiento de impacto este invierno. Está en manos del nuevo jefe de béisbol del club, Chaim Bloom, armar un equipo que sea capaz de competir por una Serie Mundial.

“No creo que en algún momento los Medias Rojas de Boston vayan a tomar al mundo beisbolero por sorpresa, pero si la gente no está descartando ahora, todavía sentimos mucha confianza en el talento que tiene este roster”, dijo Bloom. “Tenemos tiempo antes de los entrenamientos primaverales para hacer más trabajo en ese sentido, pero este es un grupo con mucho talento”.