Obras municipales esperan conclusión

7

Por Miguel Ponce

Santiago. La estación central a la que se prevé trasladar el Cuerpo de Bomberos de Santiago cumplió 14 años a la espera de su terminación, mientras que el mercado de Pekín entró al sexto aniversario sin ser entregado a los 120 buhoneros que lo esperan.

Tras 14 años de permanecer paralizada la construcción de una estación central del Cuerpo de Bomberos de Santiago de los Caballeros, la Liga Municipal Dominicana busca rescatar la importante obra que ha permanecido abandonada por las últimas dos gestiones municipales. La estación está ubicada en la avenida 27 de Febrero, a la entrada del residencial El Dorado I.

El secretario general de la Liga Municipal Dominicana (LMD), Víctor D’Aza, anunció recientemente que realizará gestiones ante el presidente de la República, Luis Abinader, con el objetivo de que sea terminado el local del cuerpo bomberil.

Publicidad

Larga espera

a obra, iniciada en mayo del 2007 por el entonces alcalde José Enrique Sued, contemplaba una inversión de 28 millones de pesos y está avanzada en un 60 por ciento. Sin embargo, ni la administración de Gilberto Serulle mostró interés real por concluirlo, mientras el actual alcalde Abel Martínez ha dicho que no cuenta con los recursos. En tanto que con el mercado de Pekín, ubicado al sur del municipio cabecera, el hecho de solo reconocer a 26 vendedores por parte del cabildo, de un listado de 120 que figuran en la asociación que los agrupa, ha impedido que se materialice la entrega del local.

La edificación inició en el mes de marzo del 2015 durante la gestión del alcalde Gilberto Serulle y buscaba acoger a los buhoneros, en su mayoría vendedores de flores, frutas, verduras, zapatería y botánica que operaban hacinados y en locales improvisados. Durante la espera, los vendedores se han dispersado por los alrededores del mercado.

Algunas de estas obras requieren gran inversión

Tampoco el cabildo ha asumido la terminación de los trabajos de reparación de la iglesia Cristo Vive en el cementerio municipal de El Ingenio, a pesar de las constantes promesas para concluir con el espacio de oración. Algunas de estas obras tienen un alto costo y requieren de los aportes del gobierno, lo que al parecer no ha sido gestionado por ninguna de las partes. (elCaribe)