No Inventemos con el Turismo

87

Sorprende el aparataje mediático que se ha montado en torno al incidente en el que se vio envuelta una turista estadounidense, concebido de inmediato como grave expresión de inseguridad turística en el país.

La más reciente cifra del Banco Central coloca casi en siete millones el número de visitantes extranjeros  a nuestro país el año pasado.

Los últimos estudios de organismos internacionales nos asumen ya como el principal destino turístico de la región centroamericana y caribeña.

Siendo así, uno, dos, tres episodios lamentables en los que han estado envueltos visitantes extranjeros, algunos definitivamente descartados como fruto de delitos o violencia delincuencial, deberían ser aquilatados en su justa dimensión.

¿Qué se busca montando tribunas y agitando redes en desmedro de la imagen de nuestro país en un área tan sensible como el turismo?

Es bueno que quienes animan esas acciones desprovistas de toda cordura terminen de entender que el turismo constituye el principal soporte y dinamo de la economía nacional.

Y que terminen de entender que ese dinamismo, pujanza y posicionamiento del turismo dominicano tiene en la seguridad de los visitantes uno de sus principales pilares.

En materia de turismo, no seremos inmaculados, pero por mucho somos el gran ejemplo de la región.