Muerte de cuatro personas y dos heridos consterna a la comunidad de Guaraguao

6

Por Narciso Acevedo

San Francisco de Macorís. La muerte de cuatro personas ha llenado de consternación a los residentes en la comunidad de Guaraguao.

Las versiones preliminares del suceso dan cuenta que cerca de las tres de la madrugada del domingo un negocio de bebidas alcohólicas que se encuentra justamente frente al destacamento de la Policía y que a pesar del toque de queda estaba repleto de personas.

Con relación al hecho, el director del Distrito Municipal de Guaraguao, Gerónimo Paredes, atribuyó la situación a negligencia de la Policía que desde hace tiempo ha permitido que el negocio funcione frente a su propio destacamento.

“ Es lamentable que la Policía Nacional, siendo las tres de la madrugada, permitiera que frente a frente a su destacamento ese lugar estuviera abierto a pesar de la prohibición del toque de queda. La comunidad está cansada de ese negocio y la Policía no actúa”, dijo Paredes.

El funcionario distrital reclamó que este hecho sea debidamente investigado y que los responsables sean apresados.

Paredes  dijo que entre los muertos de encuentra su nieta, la joven Flaury Paredes Jiménez, de 20 años quien se encontraba en el negocio cuando ocurrió el mismo. “Nosotros queremos que este hecho no quede impune y los responsables sean apresados, yo perdí a mi nieta y esto no se puede permitir que un centro de bebidas estuviera funcionando frente a frente a la donación desde hace tiempo sin que nadie intervenga. Yo apelo a que se haga justicia’’

Expresó que uno de los agentes que comanda el destacamento se presentó a cerrar el negocio y de inmediato se originó la balacera que ha dejado el trágico balance de cuatro muertos.

Hasta anoche en el comando regional Nordeste no habían dado información con relación al suceso, indicando que el mismo está siendo manejado directamente por la jefatura de la institución   en santo domingo

Los restos de dos jóvenes ultimados a tiros en el distrito Municipal de Guaraguao  eran velados en su residencia en un ambiente cargado de impotencia y dolor.