Maverick levanta de nuevo el vuelo en Top Gun

39

En 1986 Top Gun se convirtió en un  fenómeno taquillero, colocando a Tom Cruise en posición de despegue, en una carrera que desde entonces no ha dejado de rendir grandes dividendos artísticos y comerciales. 36 años después Cruise estrena Top Gun: Maverick, que continúa la historia de este indisciplinado pero habilidoso piloto naval.

A pesar de su aire distendido, no podemos olvidar la trama de ambas, Top Gun y Maverick, se desarrollan en medio de conflictos geopolíticos y se han filmado con la cooperación de la Us Navy, un detalle de no menor importancia.

La historia nos cuenta que después de más de treinta años de servicio como uno de los mejores pilotos de la armada, Pete “Maverick” Mitchell está donde pertenece, sobresaliendo como piloto de pruebas y evitando subir de rango, lo que evitaría que pudiera seguir volando. Cuando se encuentra entrenando a un destacamento de graduados de Top Gun para una misión especial, Maverick se encuentra con el teniente Bradley Bradshaw “Rooster”, el hijo de su difunto amigo, el difunto Nick Bradshaw “Goose”. Enfrentando un futuro incierto, sus miedos más profundos y confrontando los fantasmas de su pasado, Maverick se ve envuelto en una lucha para culminar una misión que exige el máximo sacrificio de aquellos que serán elegidos para volar.

Publicidad

Joseph Kosinski dirige, mientras que Peter Craig, Justin Marks, Ehren Kruger, Eric Warren Singer y Christopher McQuarry, firman el guion basados en los carácteres creados por Jim Cash y Jack Epps JR. El elenco lo integran Tom Cruise, Val Kilmer, Miles Teller, Jennifer Connelly, Bashir Salahuddin, Jon Hamm, Charles Parnell, Mónica Barbaro, Lewis Pullman, Jay Ellis, Danny Ramírez, Glen Powell, Jack Schumacher, Manny Jacinto, Kara Wang , Greg (Tarzan) Davis, Jake Picking, Raymond Lee, Ed Harris, Jean Louisa Kelly, entre otros.

La diferencia entre la Top Gun anterior y esta, es la evolución del personaje, desde un gozoso joven hasta un experimentado aviador naval, que aún manteniendo ciertos grados de rebeldía, se ve delante de dos conflictos, uno emocional y otro profesional, los dos de difícil solución. Es obvio que el Maverick del 2022 goza de una mayor conciencia que su contraparte de 1986.

Goose, Iceman y las nuevas generaciones de pilotos.

El realizador Kosinski mantiene el contrapunteo entre la atmósfera lúdica alrededor de Maverick, su enfrentamiento con la burocracia militar y el nuevo grupo de pilotos, logrando mantener la química dramática y el ritmo, para construir este Blockbuster de manual.

Esta vez, el conflicto mayor es el teniente Rooster (Miles Teller), hijo de su ex compañero Goose Bradshaw, con quien tiene ciertas diferencias. También hay una subtrama al enfrentarse con los pilotos que debe entrenar, además del alto mando, los almirantes Cyclone Simpson (Jon Hamm) y Hammer McCain (Ed Harris). El conflicto subgrupal incluye al creído teniente Hangman Seresin (Glen Powell), lo que es una reminiscencia de su antigua interacción con Iceman (Val Kilmer), quien ahora es paradójicamente su apoyo desde su puesto de Almirante.

La trama romántica de rigor avanza paralelamente con Penny Benjamín (Jennifer Connelly), reforzando el tirón emocional del filme al igual que Charlie (Kelly McGillis), en la versión anterior. Este personaje funciona como anzuelo amoroso y nada más, por lo que la ligereza de su construcción indica la marginalidad de su importancia.

Tom Cruise sigue demostrando sus habilidades actorales y carisma, dando vida una vez más a este personaje, manteniéndolo fresco y atractivo para las audiencias con su chispa interpretativa. La fortaleza de los secundarios sirve de estructura de apoyo para para redondear la película en estos niveles en donde se destaca Glen Powell en su rol del teniente Jake (Hangman) Seresin, dotando a su personaje de esa expresividad facial y el toque de cinismo necesarios para llamar la atención del espectador. 

Top Gun es un divertimento armado de una atmósfera, un montaje y una fotografía de altos niveles técnicos y artísticos, que es lo que se exige a estos productos industriales de grandes presupuestos. 

Se podría decir en lo relativo a los temas musicales, que Hold My Hand de Lady Gaga o Great Balls of Fire de Jerry Lee Lewis interpretada en vivo por el coprotagonista Miller Teller  no alcanzan el impacto de Take My Breath Away, pero cumplen su cometido sin apuros.

Geopolítica, propaganda y entretenimiento. 

A pesar de camuflarse de entretenimiento inocente, la película no lo es, pues tiene un componente de propaganda militar ya que no en vano recibió facilidades y el visto bueno de la marina de Estados Unidos. Otro punto a notar es lo relativo a los sitios donde se desarrolla el ataque, que guarda una semejanza geográfica con Irán, reforzado con la coincidencia, o no, de que el objeto a destruir es un reactor nuclear, muy parecido a lo que sucede en el país persa.

La verosimilitud es otro tema que entra en juego, pues algunos expertos militares dudan de que un anticuado avión  F-14 Tomkat pueda derrotar al SU-57, un ejemplar de 5 generación, y si no es el avión ruso, se parece mucho. Lo más probable es que se ha elegido el efecto dramático por encima de la precisión técnica en aviación.

Top Gun: Maverick de Joseph Kosinski es un entretenido y efectivo blockbuster de corte bélico, protagonizado por Tom Cruise, que mantiene las cualidades que hicieron exitosa a su predecesora y la lleva a un nuevo nivel actualizando. Los espectadores han premiado siempre a quien los divierte, haciéndoles olvidar sus problemas por un rato, y este producto cinematográfico cumple esa labor eficientemente.

Humberto Almonte

Analista de cine.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here