Más Allá del Crimen

12

El maltrato policial, con crímenes incluidos dentro y fuera de los cuarteles, es un mal recurrente en el país.  Abominable por demás.

La tragedia que afecta a las familias de los tres jóvenes que perdieron la vida supuestamente torturados, tras ser encarcelados en condiciones sanas en distintos destacamentos, constituye el más reciente acto de barbarie de ese tipo.

La indignación se ha hecho presente en toda la colectividad nacional. Y esa repulsa ha obligado a remover todo el tinglado jurídico policial a los fines de responder al reclamo de transparencia y justicia ante esos reprochables y bochornosos hechos.

Publicidad

Colocar en primer plano la gravedad de esos acontecimientos trae consigo también la necesidad de observar con estricto rigor crítico, los planes y ejecutorias del gobierno en lo que respecta a la Reforma Policial y al Plan de Seguridad Ciudadana.

Estos hechos han colocado en alto relieve los niveles de repulsa y desconfianza de la población en la Policía Nacional que, como institución responsable de garantizar el orden público, se constituye en pieza fundamental de la seguridad ciudadana y de su propia e impostergable transformación.

Tanto es así que la situación no asimila excusas, distracción, ni parches.

Está dicho.