La Federación Dominicana de Cooperativas proclamó, con motivo del 71 aniversario de su fundación, la necesidad de fortalecer el sector cooperativista en el país y el mundo, como instrumento de desarrollo comunitario y nacional, como mecanismo de redistribución de la riqueza, como directriz para la reducción de la pobreza y como ejercicio social de real democracia, adicionalmente a la actitud de reinicio que impone la emergencia nacional, que ha cambiado todos los métodos de trabajo y la forma de relacionamiento productivo, al tiempo de poner a prueba la fe de los sectores que se han integrado directa e indirectamente  al cooperativismo, que en el pai totalizan más de un millón 900 mil personas.

El doctor Enrique Manuel Quiñones, presidente de FEDOCOOP, sostuvo que este aniversario, que forma parte esencial del desarrollo del cooperativismo, es un claro motivo de orgullo y llama a reflexionar sobre la necesidad de un movimiento creativo que relance con nuevos bríos ese sector.

“Desde FEDECOOP agradecemos a cada cooperativa e instituciones afines por su apoyo incondicional a lo largo de todo este tiempo pues gracias a ustedes celebramos 7 décadas y un chin más. Celebra junto a nosotros en este nuestro de aniversario.

La pandemia del COVID 19, dice Quiñones, ha trastocado toda la vida, ha producido tristes resultados en vida y salud de miles de personas, pero también ha planteado la extensión de la vida y la aplicación de las soluciones virtuales a las  demandas de productos y servicios por parte de las comunidades.

La historia

El presidente de la FEDOCOOP dijo que primera parte del movimiento cooperativo dominicano  se marca con la fundación de la Federación Dominicana de Cooperativas, el 1ro de agosto del año 1949,  tras su una asamblea fundacional  celebrada en el salón parroquial de la parroquia Don Bosco, con la asistencia de 25 delegados de 8 cooperativas de ahorro y crédito.
Ese paso fue importante, dice Quiñones, porque tras el  cooperativismo se difundió por todo el país, y en el mes de marzo de 1952 se inició el primer cursillo de cooperativismo en el país con la asistencia de 17 personas de distintas partes. 

En los últimos años de la tiranía trujillista, el movimiento cooperativismo dominicano se vio estancado, producto del asedio a que sus dirigentes.

Ese proceso de crecimiento fue cercenado por la Tiranía Trujillista que produjo un forzado receso por el notable crecimiento económico y social del cooperativismo nacional.

Estos hechos dieron al traste con la FEDOCOOP, la cual fue disuelta en el año 1959 y el cooperativismo proscrito del territorio dominicano.
Con la desaparición de la Tiranía Trujillista se inicia el período fértil o de auge del cooperativismo dominicano con el reagrupamiento del nivel primario y Rehabilitación de la Federación Dominicana de cooperativas de Ahorro y Crédito (FEDOCOOP), que se había constituido en 1949.
Es de esa manera y dentro del contexto de las nuevas condiciones que se obtiene un creciente desarrollo del movimiento y en pocos años el sector cooperativo cuenta con la legislación que crea el IDECOOP, el 25 de Octubre del 1963, mediante la Ley 31, y también la Ley 127 de Enero de 1964, que regula las actividades de las cooperativas.

En los años de 1963 y 1964 resurge este modelo de empresas de economía solidaria con la ley 31 que crea el instituto de desarrollo y crédito cooperativo, mejor conocido por sus siglas como el IDECOOP y la Ley 127 sobre cooperativas.

Frente a la actualidad

Actualmente el sector cooperativo esta a la espera de la aprobación en el Congreso Nacional, del Código Cooperativo, conjunto de normas legales que actualice las disposiciones de ley sobre el sector y que tienen y mas de medio siglo sin sufrir modificación alguna.

En los actuales momentos y ha proclamado el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA) es serán claves para la recuperación económica del sector agroalimentario de las Américas.