Líderes opositores siguen detenidos y crece amenaza de castigo a Nicaragua

6

Managua.- Varios líderes opositores nicaragüenses, incluido cuatro aspirantes a la Presidencia, siguieron encarcelados este jueves a falta de cinco meses de los comicios generales, lo que motivó al secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, pedir que se suspenda la participación del país centroamericano en ese organismo.

Mientras, el Alto Representante para la Política Exterior de la Unión Europea, Josep Borrell, ante el “deterioro de la situación política” en Nicaragua, afirmó que la UE “está dispuesta a utilizar todos sus instrumentos, incluidas medidas restrictivas adicionales”.

También que trabajarán con la comunidad internacional para defender el diálogo y la democracia como un paso esencial para restaurar la confianza en las instituciones públicas y promover el respeto del estado de derecho y los derechos humanos en Nicaragua.

En la víspera, tras el arresto de líderes de la oposición y precandidatos electorales en los últimos días, Estados Unidos sancionó a cuatro asesores del mandatario, Daniel Ortega, incluida su hija Camila Antonia Ortega Murillo.

ALBA RESPALDA A ORTEGA

En su defensa, los países miembros de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de América (ALBA) rechazaron “enérgicamente el anuncio de medidas coercitivas unilaterales y violatorias del Derecho Internacional por parte del Departamento del Tesoro del Gobierno de Estados Unidos”.

La Alianza condenó “este tipo de acciones” que “violan los principios fundamentales de la Carta de Naciones Unidas” y reiteró que “estas medidas coercitivas unilaterales evidencian el carácter intervencionista de un Estado que transgrede las disposiciones del derecho internacional público y el derecho internacional de los derechos humanos”.

El Gobierno de Nicaragua también protestó “enérgicamente” por esas sanciones y tildó a EE.UU. de “imperialista y colonialista”.

La Asamblea Nacional de Nicaragua (Parlamento), controlada por los sandinistas, además de condenar las sanciones, respaldó “las acciones legales que ejecuta el Ministerio Público y la Policía Nacional” contra los líderes opositores que han sido arrestados.

GUATEMALA ADVIERTE “MIGRACIÓN MUY GRANDE”

El presidente de Guatemala, Alejandro Giammattei, pidió a Ortega que cese la represión, libere a los opositores, y que se encamine a un proceso democrático real para las elecciones de noviembre próximo.

Giammattei dijo que la situación de Nicaragua “podría convertirse en una migración muy grande” que podría afectar primero a Costa Rica y a Honduras por ser su vecinos más próximos, y que en la región “no estamos preparados para recibir a cientos de miles de personas huyendo de un régimen como el que se pretende instalar”.

Por su lado, la Federación de Cámaras y Asociaciones Industriales de Centroamérica y República Dominicana (Fecaica) consideró que los hechos ocurridos en Nicaragua “atentan contra el desarrollo del país, causando inestabilidad económica, política y social” y que “poner en riesgo la certeza jurídica del país traerá graves consecuencias, afectando directamente el empleo y la inversión”.

La Policía Nacional, que dirige Francisco Díaz, consuegro de Ortega, mantiene bajo arresto a un total de cuatro aspirantes presidenciales por la oposición, a un exvicecanciller.