Leche de macadamia: cuáles son sus beneficios y cómo prepararla

6

La leche de macadamia es una bebida procedente de una variedad de nueces capaz de aportar beneficios a la salud. No obstante, no se trata de un produzco habitual en muchos países, por lo que es más fácil elaborarla de forma casera que hallarla en el supermercado.

Cabe destacar que las bebidas vegetales pueden suponer una excelente opción para aquellos intolerantes a la lactosa o alérgicos a las proteínas de la leche de vaca. Se trata de alimentos digeribles que aportan una buena cantidad de nutrientes esenciales, aunque son deficitarios en proteínas.

Beneficios de la leche de macadamia

Vamos a comenzar comentando los beneficios del consumo de leche de macadamia para la salud, así como la posición de la ciencia al respecto.

Neutraliza la formación de radicales libres

Gracias a la leche de macadamia se pueden consumir una gran cantidad de compuestos con capacidad antioxidante. Estos han demostrado ser capaces de neutralizar la formación de radicales libres, reduciendo el riesgo de desarrollar patologías complejas a mediano plazo.

Ten en cuenta que la acumulación de especies de oxígeno reactivas en los tejidos estimula los mecanismos inflamatorios, siendo uno de los procesos subyacentes que determinan la aparición de muchas patologías crónicas y complejas.

Además, la leche de macadamia contiene una dosis significativa de vitamina E, un micronutriente que también ostenta propiedades antioxidantes y reparadoras.

Reduce el riesgo de osteoporosis

Los lácteos y la leche de vaca no son los únicos alimentos que contienen calcio y que favorecen la buena salud de los huesos. Las bebidas vegetales que se elaboran a partir de frutos secos también presentan una cierta cantidad de este nutriente necesario para el tejido óseo, según un estudio publicado en Nutrients.

No obstante, no olvides que para que se absorba correctamente a nivel intestinal será necesario garantizar que los niveles de vitamina D se encuentren en un rango óptimo. Para ello es preciso exponerse a la luz solar de forma regular.

Ayuda a controlar el perfil lipídico

Los frutos secos se caracterizan por la presencia de ácidos grasos de tipo insaturado en su interior. De entre todos ellos se erigen los omega 3 como los más beneficiosos para la salud cardiovascular, tal y como afirma una investigación publicada en The Cochrane Database of Systematic Reviews.

Una porción de estos lípidos se pueden encontrar también en la leche de macadamia, lo que contribuirá a reducir el colesterol total, además de incrementar la fracción HDL. De este modo, se podría disminuir el riesgo de desarrollar aterosclerosis, aunque esta asociación no está del todo clara.

Receta de leche de macadamia

Ahora te vamos a enseñar cómo elaborar la leche de macadamia de forma casera, ya que como hemos comentado, se trata de una bebida difícil de encontrar en los supermercados.

Ingredientes

  • 100 gramos de nueces de macadamia peladas.
  • 800 mililitros de agua.
  • 1 cucharada de canela.
  • 3 cucharadas de estevia.
  • 1 cucharada de aroma de vainilla.

Paso a paso para la elaboración

En primer lugar, habrá que conseguir una batidora que desarrolle bastante potencia; se introducirán las nueces y el agua. Se trituran durante 5 minutos hasta que quede una mezcla homogénea.

A partir de aquí se añaden el resto de los ingredientes y se vuelve a batir todo durante otros 5 minutos, hasta conseguir que los elementos se integren correctamente.

Una vez elaborada la leche de macadamia resulta recomendable conservarla en el frigorífico, donde aguantará unos cuantos días sin problema. Al no contener huevo, el riesgo microbiológico se reduce de forma significativa. Aunque con el tiempo se puede perder sabor. (Mejor con Salud)