Por Ericka Rodríguez

Ejercer el periodismo es apasionante, pero es una carrera intensa que demanda mucho y más aún si eres editor.

Pero esto no ha detenido a Isabel López, que junto a su hija Ana Jacobo suman más horas de trabajo al elaborar de delicias en “pote”.

Esta peculiar historia redefine la pasión de una periodista por la cocina que ha dado vida al proyecto “Todo Verde-Cocina Creativa” que ofrece mermeladas, conservas, encurtidos y chutneys, sin aditivos ni preservantes.

Al explicar cómo nació este emprendimiento, López comenta que surgió de una manera espontánea, pues preparaba todos los antojos que caben en un pote para picar en casa.
Cuenta: “Comencé con el pesto.

Reconozco que un emprendimiento gastronómico requiere de mucha responsabilidad, por eso vamos paso a paso, aprendiendo de los errores y disfrutando cada día entre fogones y conservas, siendo el motor que nos mueve es dar valor a los alimentos orgánicos para un estilo de vida más saludable, ese fue el comienzo de todo”.

Boca a boca
“Por lo general, las personas no disponen del tiempo que desean para cocinar y optan por pedir algo a domicilio que muchas veces no es conveniente para nuestra salud.

Un buen día, mi hija y yo decidimos que si queríamos seguir comiendo las delicias que siempre nos vienen a la mente debíamos optar por productos orgánicos, sin preservantes ni conservantes químicos. Y comenzamos a prepararlos también para los amigos y familia”.

El negocio fue tomando forma gracias al “boca a boca” de amigos y familiares y, con el apoyo de ellos, aceptaron el reto de crecer bautizando sus creaciones como “La felicidad ahora viene en pote”.

Para untar y picar
Isabel asegura que la naturaleza regala vegetales y frutas de estación en estación, pero una de las mejores maneras de extender su disfrute, aun pasada su temporada, es enfrascándolos.

Afirma: “Por ello pocas recetas resultan tan prácticas como las conservas, esta técnica surgió de la necesidad de evitar el deterioro de los alimentos; sin embargo, con el tiempo se ha convertido en todo un arte culinario, del cual ha nacido un nuevo renglón en la gastronomía”.

Destaca que las presentaciones y modalidades son tan variadas como las regiones de donde provienen los alimentos. Entre estos cita los chutneys de mango, rábano, remolacha; vegetales mixtos, vainitas italianas, apio; salsas pomodoro, pesto, pimiento, aloe vera y berenjena, así como jaleas, mermeladas y compotas.

Recuerdos
López atesora el recuerdo de esa niña detrás de los mostradores del colmado de su abuela Tuta, en La Vega, su pueblo natal. Confiesa haber heredado de ella su amor por la cocina.