Por Carla Frontán

Las madres de hoy se están inclinando cada vez más por opciones naturales y el proceso de parto no es una excepción. Con el propósito de normalizar la experiencia y devolverle algo de naturalidad, las mujeres están buscando fuera del campo de la medicina, por lo que eligen realizar partos naturales en sus propias casas, asistidas por una doula.

Una doula o partera es una profesional capacitada que provee apoyo físico y emocional. El propósito es ayudar a las mujeres a tener una experiencia de parto seguro y memorable. Su relación comienza unos meses antes de que el bebé nazca para crear confianza y que la madre se sienta libre de hacer todas las preguntas que quiera.

Si bien la existencia de doulas no es nada nuevo, su presencia digital ha crecido en aras de ofrecer sus servicios a la madre milenial, que se han vuelto incrédulas de la medicina moderna y el aumento de cesáreas.

Además de acompañar previo al parto, mientras dan a luz, las parteras están cerca de la madre para brindar apoyo con el alivio del dolor que incluye técnicas de respiración, relajación, masajes, y posiciones de trabajo de parto. También fomentan la participación de la pareja y ofrecen tranquilidad.

Después del nacimiento, pasarán tiempo ayudando a las madres que comienzan el proceso de lactancia y alentando la unión entre el bebé y otros miembros de la familia. Resultan beneficiosas porque aportan a crear una experiencia positiva antes, durante y después del embarazo.

¿La doula sustituye al padre?

La doula nunca tomar el lugar del esposo o compañero en el parto, sino más bien complementa. Hoy en día, más padres juegan un papel activo en el proceso del parto, siendo libres de apoyar a la madre, ofreciendo apoyo y técnicas de confort, para mantener a su pareja emocionalmente estable y de paso, disfrutar de la experiencia del nacimiento de su bebé.

Ojo, su presencia no solo aplica para partos naturales, pueden ser beneficiosas sin importar el tipo de nacimiento. Su función principal es ayudar a las madres tener un parto seguro y agradable.

Para las mujeres que eligen un parto medicado o con cesárea, la doula proporcionará apoyo emocional, informativo y físico a través del parto y la administración de medicamentos para ayudarles a lidiar con los posibles efectos secundarios y ayudar con otras necesidades.