Por Jessica Bonifacio

De acuerdo a la chef Joanny de León Sánchez, lamentablemente muchos dominicanos han dejado de usar este condimento.

Los dominicanos que utilizan la bija lo hacen para preparar pasteles en hoja, arroces, carnes, pescados, etc.

La bija es ampliamente utilizada en diversas preparaciones culinarias de Latinoamérica y el Caribe, tanto como colorante como saborizante. Pero, además de servir para dar color y sabor, la chef Joanny de León Sánchez asegura que tiene propiedades curativas.

“La bija le brinda color y sabor a platos como los pasteles en hoja, el chivo, los locrios, los pescados, etc.”, comenta la chef.

Pero la lista de ingredientes de productos gastronómicos no queda ahí, ya que este pigmento natural también se usa para la elaboración de chocolates, queso cheddar, mantequillas, escabeches, masas para empanadas y guisos, entre otros platos.

Aunque en los supermercados, muchas veces no se consigue en la semilla, sino en polvo o en pasta, de León Sánchez recomienda usarla en su estado natural, puesto que considera que en polvo se altera con conservantes para que dure más tiempo.

Cocina

Al momento de cocinar, si se utiliza mucha bija el sabor será muy fuerte, es por ello, que no se puede usar excesivamente para evitar que dañe el sabor característico del alimento. “Este condimento no produce un sabor muy fuerte si se utiliza en pequeñas cantidades, pero si se emplea cuantiosamente, las personas perciben que tiene un sutil sabor picante”, indica.

Conservación

A la hora de comprar semillas, la chef dice que hay que elegir aquellas que tengan un color rojo óxido y rechazar aquellos que posean un color café mate. Mientras que para su conservación señala que “hay que guardar las semillas en un frasco hermético que esté protegido de la luz solar, pues de esa manera te asegurarás de que el ingrediente perdure”.

Usos alternativos de la bija

A pesar de que las semillas de la bija son la parte que más se emplean, las hojas, las raíces y la corteza, muchas personas las usan como remedios caseros. Por ejemplo:

Para aliviar la fiebre, hierven las hojas y la colocan sobre la cabeza y el cuerpo.

Para acelerar la cicatrización, usan una mezcla de hojas para lavar las heridas.

Para aliviar el dolor de garganta, hierven las hojas con agua y las usan

Para hacer gárgaras, asegurándose de que la mezcla esté fría.

Para mitigar quemaduras, las semillas se muelen, hierven y se aplican sobre las quemaduras.