GLENDALE, Arizona — Clayton Kershaw lanzó su segunda sesión del bullpen en Camelback Ranch el domingo, algo que no suena nada inusual, a menos que usted haya olvidado lo que sucedió el año pasado – cuando experimentó una dolencia en su hombro izquierdo, nunca vio acción en un juego de pretemporada y se perdió las primeras tres semanas de la temporada regular.

Tomando eso en cuenta, una sesión del bullpen de rutina se convierte en un paso realmente importante para Kershaw.

“Me siento mucho mejor”, aseguró. “Es divertido. Se siente bien. A lo largo de la campaña regular me sentí bastante bien, pero haber tenido un receso de temporada en salud, creo que sabía mejor lo que tenía que hacer. Pude hacer algo diferente este invierno. Realmente nunca dejé de lanzar. Me tomé una semana de descanso, luego solté el brazo dos o tres veces por semana antes de comenzar con el programa oficial de lanzamientos. Es el primer año en el que he podido hacer eso.

“Tiene mucho sentido para mí. Se torna cada vez más difícil aumentar la intensidad del entrenamiento cuando empiezas desde cero. Creo que el descanso es clave, pero en ocasiones el descanso activo – simplemente sentarte y no mover tus brazos por algún tiempo – puede causar más daño que beneficio. Por lo tanto, mantuve mi brazo en movimiento y, ahora mismo, se siente bien. Vamos a ver si realmente dio resultados”.

Otro tema que se ha tocado en este inicio de los entrenamientos ha sido el peso de Kershaw, ya que varios reporteros se han preguntado cuántas libras perdió el zurdo durante el invierno.

“No tantas, quizás seis o siete [alrededor de 3 kilogramos]”, exclamó. “Haber tenido un receso de temporada completo y en salud para enfocarme sólo en eso y no preocuparme por mi salud me ayudó bastante. En general, mi cuerpo está donde debe estar. Mis piernas, mi brazo. Todo”.