LOS ÁNGELES (AP) — Entre más cambian los Clippers de Los Ángeles, más se mantienen igual.

Impactaron a la liga al firmar a la estrellas Kawhi Leonard y Paul George, quienes se incorporaron a un elenco que estaba ya probado. De inmediato, ello generó grandes expectativas de que la franquicia podría ganar su primer campeonato de la NBA.

Al final, los Clippers volvieron a lo que conocen.

Dejaron escapar su ventaja de 3-2 en la serie y una delantera de dobles dígitos en varios duelos ante los Nuggets de Denver. Terminaron eliminados de la burbuja de la NBA.

La franquicia que había sido durante años la burla de la NBA es ahora invitada frecuente en los playoffs. Pero no pudo olvidar su deshonroso pasado: 0-8 en partidos decisivos para alcanzar las finales de conferencia.

“Teníamos expectativas de título. Teníamos el talento para lograrlo”, dijo Lou Williams. “Creo que no tuvimos la química para lograrlo y se vio”.

George se perdió parte del inicio de la temporada mientras se recuperaba de dos cirugías en el hombro, a las que se sometió en las vacaciones. Jugando para su tercer equipo en tres años Leonard siguió un programa para limitar la carga antes de la pandemia y disputó pocos partidos en noches consecutivas debido a una lesión en la rodilla.

Los Clippers tuvieron varios cambios en su alineación. Luego ocurrió la pandemia, que obligó a suspender la temporada en marzo. Cuando la NBA reanudó sus actividades en la burbuja en Florida, el equipo perdió a varios jugadores.

Montrezl Harrell, elegido el Mejor Sexto Hombre del Año, se perdió 30 días; Patrick Beverley estuvo fuera otros 16; Williams se ausentó de 14, incluyendo 10 que pasó en cuarentena tras visitar un club de desnudistas durante una ausencia justificada.