Los hogares dominicanos de mayor poder adquisitivo destinan el 19.6 de sus gastos al transporte, en una distribución que refleja una estructura en la que el renglón alimentos y bebidas no alcohólicas pasa a tercer lugar, con una ponderación equivalente al 12.9 por ciento del gasto.

En cambio, en los hogares de menor nivel de ingreso, los ubicados en el primer quintil, el renglón alimentos y bebidas no alcohólicas representa el 31.2 por ciento del gasto de consumo, y transporte el 10.7 %. En ese segmento familiar hay un segundo renglón de gasto de consumo, vinculado estrechamente con Alimentos y Bebidas, y es el de restaurantes y hoteles, que capta el 12.1 por ciento del presupuesto de los hogares del primer quintil. Con esa ponderación, el gasto en alimentos y relacionados sube a un 43.3%, que representa una proporción más de tres veces mayor a la que destinan los hogares del quinto quintil.

Según la Encuesta Nacional de Gastos e Ingresos de los Hogares (ENGIH 2018), dada a conocer esta semana por el Banco Central, “el quintil I concentra una gran proporción” del gasto en las categorías alimentos y bebidas no alcohólicas (31.2%), restaurantes y hoteles (12.1%) y alojamiento, agua, electricidad, gas y otros combustibles (10.7%).

Distribución más equitativa

“En contraste, los hogares del quintil V presentan una distribución más equitativa del gasto entre los grupos, siendo transporte el de mayor importancia con el 19.6% del gasto, alojamiento, agua, electricidad, gas y otros combustibles se ubica en el segundo lugar con 13.7% de participación y el grupo alimentos y bebidas no alcohólicas se reduce considerablemente en 18.3 puntos porcentuales con respecto al quintil I, pasando a ocupar el tercer grupo en importancia en el quintil V con una contribución relativa del 12.9% del gasto”.

El estudio del BCRD dice que “en relación a los grupos bienes y servicios diversos, prendas de vestir y calzado y bebidas alcohólicas, tabaco y estupefacientes, los mismos muestran similar porcentaje respecto al gasto de consumo en cada quintil de ingreso. Igualmente, en alojamiento, agua, electricidad, gas y otros combustibles se registra una participación del consumo en torno al 11.0% para los primeros cuatro quintiles, observándose un mayor porcentaje en el quintil V (13.7%), relacionado a la proporción de viviendas que comparten gastos en áreas comunes (14.5%), muy superior al 4% identificado en las residencias de los quintiles inferiores”.

Artículos para el hogar

La ENGIH 2018 refleja que los grupos muebles, artículos para el hogar y para la conservación ordinaria del hogar, comunicaciones y recreación y cultura exhiben un aumento moderado de su participación en el gasto conforme incrementa el nivel de ingresos de los hogares.

“En el primer grupo, su mayor proporción del gasto se registra en el quintil V debido a un elevado porcentaje de hogares que realiza gastos en servicios domésticos (24.3%) respecto al resto de los quintiles que no alcanzan el 6.0% de los hogares”, puntualiza.
Asimismo, cita un cuadro que ilustra el comportamiento en el rubro de comunicaciones que se explica por el aumento de la cantidad promedio de celulares por hogar y de la proporción de hogares con conexión a internet según incremente el nivel de ingresos de los hogares.

Clase alta gasta mucho en conexiones internet

“De manera específica, en el quintil V, el gasto en comunicaciones representa un 5.6%, el cual es 1.1 puntos porcentuales mayor que el registrado para este rubro en el quintil IV. Esta diferencia se explica mayormente por la proporción de hogares que disponen de conexión de internet en la vivienda, un 56.8% en el último quintil y un 33.9% en el cuarto”, resalta el documento. El grupo transporte acelera su ponderación en el gasto, por tenencia de autos.