Ex canciller de Haití: proselitismo en RD y luego reta al gobierno

15

Por Germán Reyes

Las razones que motivaron r la exclusión del canciller haitiano Claude Joseph del gabinete que gobierna Haití tuvieron su origen en el discurrir de acontecimientos en su país, aunque, ya como corolario, sus contradicciones con República Dominicana pusieron “la tapa al pomo”.

El día  antes de que fuera asesinado, el siete de febrero pasado, el entonces presidente Jovenel Moïse dispuso la remoción de Joseph, para que le sustituya precisamente Ariel Henry, quien desde ayer ocupa el Ministerio de Cultura y Comunicación.

Publicidad

Claude Joseph, izquierda, intentó desafiar a Ariel Henry, designado primer ministro por el presidente Jovenel Moïse un día antes de morir asesinado. Se propuso quedarse en el cargo, pero la comunidad internacional le instó a abandonar

Josep, ni tonto ni perezoso, se quedó de primer ministro con supuestos amagos de asumir la Presidencia, pero le hicieron desistir las presiones del llamado Core Group, que integran los embajadores de EE.UU., Francia, España, Brasil, Alemania, Canadá, la UE, así como los representantes de la ONU y de la OEA.

«Con este fin, alienta encarecidamente al primer ministro designado, Ariel Henry, a continuar la misión que se le ha confiado para formar dicho gobierno», dijo el grupo.

Ariel Henry, de profesión neurocirujano, a la par con los cambios mantiene la jefatura del gobierno en un Haití sembrado de desafiantes bandas armadas que, al parecer, tienen más poder que la Policía

El desgaste siguió

Un diplomático acreditado en Puerto Príncipe, que pidió el anonimato, comentó que “era difícil sobrevivir por tres razones: 1) En la opinión pública no tenía la mejor imagen por su intento de tumbar a Ariel Henry tras la muerte de Moïse;  2) El Sector Democrático y Popular de Andre Michel, artífice del acuerdo del 14 de septiembre, había pedido su cabeza ; y 3) Después de la guerra fría diplomática con la RD ya sería difícil que él manejara las relaciones bilaterales”.

El diplomático declaró por vía telefónica que “él (Joseph) y Ariel no montan el burro juntos”, además de que quedó fuera en todos los acuerdos firmados previo al aplicado ayer, miércoles.

“Antes del caso dominicano ya querían cortarle la cabeza al pequeño Claude”, comentó.

En proselitismo y el desafío

Moïse trabajó de manera desafiante por la celebración el 26 de septiembre pasado de las elecciones presidenciales, legislativas y por un polémico referendo constitucional que buscaba reforzar las funciones del presidente.

«Solo puede ofrecerse información limitada, pero podemos informar que los dos rehenes liberados (de los 17 estadounidenses y canadienses secuestrados en Haití) están a salvo, con buen ánimo y bajo asistencia», dijo la organización Christian Aid Ministries en un comunicado publicado en su página web

El otrora canciller haitiano visitó República Dominicana el día 1 de diciembre de 2020. En la ocasión reunió a la mayor cantidad de compatriotas que le fue posible en la sede de la embajada y en los consulados de Santiago, Dajabón, Higüey y Barahona, donde arengó en favor de sus postulados políticos.

Antes de partir, el día 2 de diciembre, emitió unas declaraciones que, aunque no fueron respondidas de manera pública, tampoco dejó de causar escozor.

«Hemos sido claros con el canciller dominicano en que hace falta descartar esa narrativa negativa del discurso oficial. No es bueno para Haití ni para la República Dominicana», dijo Joseph, en respuesta a una pregunta sobre las recientes declaraciones que hizo el presidente dominicano, Luis Abinader, acerca de Haití.

«Unos quince pasajeros fueron secuestrados el martes a bordo del autobús Winedia Shipping que realiza la ruta Port-de-Paix / P-au-P. Los bandidos armados cometieron este secuestro entre las localidades de Gros-Morne y Bassin Bleu, según los familiares de las víctimas contactados por metrónomo», informó en Twitter Radio Télé Métronome (@Radio_Metronome)..

El mandatario dominicano había asegurado en varias ocasiones que «no puede haber una solución dominicana» a los problemas de Haití.

El último round

El último round del pugilato con el gobierno dominicano fue la publicación de un tuit en el que sostuvo que las dos naciones de la isla están afectadas por la violencia.

Esa postura de Joseph desató una especie de furia de parte Abinader que no solo arreció las deportaciones, anunció el cierre de la frontera (lo cual nunca se produjo) e inició lo que ningún presidente dominicano había ejecutado: sacar las embarazadas y parturientas de los hospitales para montarlas en unas guaguas viejas, incómodas y luego depositarlas en el Vacacional de Haina antes de su deportación.

Luego de las denuncias de parte de grupos profesionales y sociales, así como personalidades que deploraron ese trato que consideraron inhumano, el jefe del Estado dominicano mermó la agresividad de los operativos.

Abinader reiteró que el operativo proseguía luego que, otra vez Joseph, reclamó al gobierno de su país que no debía descontinuar la construcción de un canal sobre el río Masacre, en Juana Méndez, territorio haitiano.