25.7 C
Santo Domingo

Estadio municipal San Cristóbal en deprimentes condiciones

José Pimentel

Con las ocho torres de iluminación nocturna fuera de servicio debido al robo de los cables eléctricos y todas las graderías desprovistas de asientos, el estadio municipal “Temístocles Metz” presenta hoy un panorama deprimente que borra el recuerdo de los momentos de esplendor del pasado.

Una visita de pocos minutos al parque deportivo es suficiente para comprobar la fachada exterior desteñida, filtraciones en el techo de algunas áreas, deficiencias agudas en el sistema de drenaje del terreno de juego y zonas desordenadas de estacionamiento de vehículos.

El Altar de la Inmortalidad Deportiva de San Cristóbal -que exalta los atletas distinguidos del pasado- cree necesaria la intervención urgente del gobierno central para remozar el estadio y ponerlo a servir a la comunidad.

La entidad, presidida actualmente por el empresario José A. Tejeda, inicia una campaña en ese sentido y como primer paso ha planteado el caso al Presidente Luis Abinader utilizando como canal al ingeniero Rafael Salazar, colaborador cercano del mandatario.

En las graderías centrales y de “bleachers” no existe un solo asiento y los fanáticos deben sentarse en puro cemento. Se afirma que las butacas  colocadas en la última remodelación uno de los gobiernos del Partido de la Liberación Dominicana (PLD) “eran desechables, de plásticos dé baja calidad, compradas en China”

El campo de juego tiene buena apariencia y es evidente que recibe  cuidado, aunque se observa enormes charcos en el cuadro que el responsable de la instalación, José Báez -antiguo pelotero  profesional-  atribuye a la “necesidad de un trabajo de destape y mejora del drenaje”.

La instalación fue construida en 1977 en el gobierno del Presidente Joaquín Balaguer, en el mismo lugar donde existía el estadio municipal edificado en 1947 durante el régimen de Rafael L. Trujillo.

- Advertisement -spot_img

Más artículos como este