El papa denuncia la esclavitud y torturas a migrantes en África del Norte”

13

Ciudad del Vaticano. El papa Francisco denunció la situación de los migrantes repatriados al norte de África, donde dijo que son torturados y reducidos a la esclavitud, y pidió soluciones para respetar su humanidad.

“¡Cuántos inmigrantes se ven expuestos también en estos días a peligros grandísimos y cuántos pierden la vida en nuestras fronteras! Siento dolor por las noticias de la situación en la que se encuentran muchos de ellos”, reconoció tras el Ángelus, desde la ventana del Palacio Apostólico.

Francisco recordó a los fallecidos en el naufragio del Canal de la Mancha, a los migrantes que se ahogan en el Mediterráneo o los que se encuentran en la frontera entre Polonia y Bielorrusia.

Publicidad

“Siento mucho dolor pensando en ellos, los que son repatriados al norte de África son capturados por los traficantes, transformados en esclavos, venden a mujeres, torturan a hombres”, denunció antes los cientos de fieles que le escuchaban en la Plaza de San Pedro.

El pontífice lamentó que estos migrantes se juegan la vida cruzando el mar “buscando una tierra de bienestar pero encontrando una tumba”.

“A los inmigrantes que se encuentran en esta situación de crisis les aseguro mi oración y también mi corazón, que sepan que les estoy cerca”, aseguró.

Francisco agradeció a todas las instituciones, tanto de la Iglesia como cualquier otra, que se encargan de “aliviar” el sufrimiento de los migrantes y llamó a las autoridades civiles y militares “que puedan contribuir a la solución de este problema”.

Asimismo, pidió que se evite “la instrumentalización” de la migración.

“Pensemos en los inmigrantes y en su sufrimiento y recemos en silencio”, emplazó el papa a los fieles.

El papa critica a los cristianos que “rezan como papagayos”

El papa Francisco criticó a los cristianos “adormecidos” que “rezan como papagayos” porque esta actitud les hace vivir indiferentes y con apatía, afirmó antes del rezo del Ángelus dominical desde el Palacio Apostólico.

“Estad atentos porque no se puede ser un ‘cristiano adormecido’, ya sabemos que hay muchos, cristianos anestesiados por la mundanidad espiritual, sin impulso espiritual, sin ardor en la oración, que rezan como papagayos, sin entusiasmo por la misión y sin pasión por el Evangelio”, sostuvo desde la ventana a los fieles en la Plaza de San Pedro.

Repasando el Evangelio, el pontífice instó a los fieles a no permitir que su vida espiritual “se ablande en la mediocridad”.

Porque, sostuvo, esta actitud lleva a “dormitar, a seguir adelante por inercia, a caer en la apatía, indiferentes ante todo excepto con lo que nos conviene”.

“Y esa es una vida triste, no hay felicidad ahí”, avisó.