El año académico que concluye

0
12

Por Rafael Sánchez Cárdenas

¿Cuál ha sido el impacto de la pandemia sobre el sistema educativo dominicano? El año escolar acaba de darse por concluido y es de esperarse el inicio de estudios inmediatos, dirigidos a establecer los verdaderos efectos del cierre de las escuelas y de la enseñanza a distancia o televisada.

Este ha sido un año singular para más de dos millones de estudiantes dominicanos, en el cual el proceso de enseñanza-aprendizaje se ha dado en un contexto de escasa supervisión profesoral, de evaluaciones limitadas y del diálogo profesor-alumno prácticamente ausente.

Publicidad

Parece claro que las prácticas educativas del recién finalizado año escolar y el contexto en que se ha llevado a cabo hablan de un menor grado de cohesión de la experiencia educativa, sobre todo en el desarrollo del componente reflexivo de la buena educación.

Las falencias del sistema educativo dominicano habían sido expuestas en múltiples foros y estudios, resumidos en las resoluciones del llamado Pacto Educativo Nacional, que, a todas luces, se intenta mutilar bajo argumentos baladíes en perjuicio de la calidad buscada.

Determinar la cuantía del abandono escolar que la pandemia y el contexto socio-económico derivado han producido es vital. Saber cuál o cuánto ha sido el rendimiento escolar, los niveles de cumplimiento de los planes educativos, es urgente.

Instituciones como el IDEICE, EDUCA y las universidades locales deben recibir los apoyos necesarios para realizar estudios serios de la situación educativa actual contra toda forma alegre de satisfacción por la conclusión del año escolar.

La sociedad dominicana debe estar alerta ante los concursos de oposición docente de “güevitas” que tratan de montar, alejados de la Normativa 09/15 del MESCYT y de otras decisiones vinculadas al Pacto Educativo Nacional.

Evaluar, analizar la experiencia educativa del pasado año escolar es un imperativo.