Dramático descenso de presa afecta el Cibao

44

Por Miguel Ponce

Santiago. El nivel de los embalses sigue disminuyendo de forma drástica como consecuencia de la sequía que ha obligado a residenciales a acudir a pozos tubulares y a construir grandes cisternas para almacenar el líquido.

Actualmente, la producción de agua servida desde la presa Tavera es de 18 metros cúbicos, pero con las medidas de austeridad el sector agrícola ha tenido que disminuir hasta un 50 por ciento del consumo, a través de los canales de riego. Marino Abreu, director regional del Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos (INDRHI), aseguró que en tiempos normales los productores de arroz, guineo y otros rubros consumen hasta el 70 por ciento del agua servida. Abreu asegura que lograron la recolección del 75 por ciento de la cosecha de arroz, por lo que a partir de ahora disminuirá la demanda de agua.

Descenso

En el día de ayer el embalse Tavera-Bao se situaba en los 315.16 metros sobre el nivel del mar. La entrada era de 25 metros cúbicos y 18 de salida. De esa producción, 11 metros cúbicos van a parar el consumo agrícola. “En la actualidad, por la misma concienciación que han asumido los mimos productores agrícolas, ya el consumo de agua ha bajado entre un 50 y un 60 por ciento y eso permite mantener cierto equilibrio en momentos de esta larga sequía”, apuntó. En tanto que el embalse de Monción se encuentra en 254.90 metros sobre el nivel del mar, con entrada de apenas 16 metros cúbicos y mientras la salida es de 11.

Otra de la preocupación que mantienen las autoridades del INDHRI es el trasvase que se da desde los embalses a viviendas y negocios. En todo el entorno de Tavera operan varios tipos de establecimientos, entre estos  restaurantes, que aprovechan el agua de la presa para abastecerse con la colocación de tuberías y bombas ladronas.