Detox de redes sociales, porque a veces necesitamos desconectarnos

261

Por Aracelis Guillén

Hace unos meses decidí embarcarme en un detox de redes sociales y apagar todas las notificaciones de mi celular: le dije adiós a las distracciones, a los nervios y a la ansiedad que a veces me provocan las alertas de Instagram, a esos pop ups en la pantalla que avisan cuántas personas le han dado like a mi foto, incluso a aquellos avisos de conversaciones de WhatsApp.

Admito que desde entonces he escuchado mucho el “nunca respondes a tu cel”, pero me ha dado una gran paz mental. Y al parecer no soy la única que de vez en cuando necesita un détox digital, un período temporal de desconexión de todos los dispositivos digitales.

Un estudio de la agencia de publicidad Hill Holliday de 2018 reveló que el 34% de la generación Z dice que abandonaría permanentemente las redes sociales, un 35% alegó que hay demasiada negatividad y el 29% que dañan su autoestima.

La conversación en torno al impacto negativo de las redes sociales en la salud mental incluso ha llegado a Hollywood. Cantantes como Ed Sheeran, Demi Lovato y Selena Gómez, entre otras celebridades, también han sentido la necesidad de tomar un respiro del social media.

“Por mucho que estoy agradecida por la voz que las redes nos brindan a cada uno de nosotros, estoy igualmente agradecida por poder dar un paso atrás y vivir mi vida presente en el momento en que me dieron», escribió Gómez en una publicación de Instagram.

Las empresas tecnológicas están escuchando. Google lanzó en 2018 la iniciativa Bienestar Digital para encontrar “el balance perfecto”. Te permite monitorear el uso que le das a tu celular y las aplicaciones.

 YouTube presentó su función Take a Break, que permite a los espectadores instalar recordatorios personalizados para tomar un respiro. Y Facebook e Instagram han introducido funciones de gestión de tiempo para evitar el uso excesivo de las aplicaciones.

La clave está en el equilibrio

No se trata de hacer un detox de redes sociales permanente, al menos que eso desees. Yo no lo hice, estas herramientas tienen muchísimos beneficios (ejemplo: cuentas de gatitos, perritos y memes). Es encontrar un equilibrio y reconocer verdaderamente cuando necesitas un pequeño respiro.

Time to log off es una iniciativa que apuesta por “crear una vida de balance” y relaciones saludables con nuestras pantallas, que la “tecnología debe servirnos y no esclavizarnos”. En su página web comparte algunos tips útiles para que dejes de comer lo dañino de social media y te embarques en una saludable dieta digital:

Bye bye notificaciones y alertas: vivimos en una cultura de estar siempre conectado, activo y disponible, que dicta que debemos atender de inmediato. La realidad es que no tenemos que hacerlo. Intenta silenciar las notificaciones, te permitirá enfocarte más y evitar distracciones.

Deja el teléfono en casa: no siempre, pero la próxima vez que salgas de casa con amigos intenta disfrutar al máximo cada momento sin la esclavitud del teléfono (o por lo menos déjalo guardado en la cartera o en el carro). Si necesitas un respiro rápido, sal a caminar y disfruta de la naturaleza y todo lo que te rodea. Este es un gran antídoto contra el agotamiento del tiempo de pantalla.

Nada de revisar las redes sociales en la cama: admito que soy culpable de esto. Ups. Lo recomendable es dejar el celular fuera del cuarto cuando te vas a acostar. La luz azul de las pantallas nos mantiene alerta.

¿Te sientes inspirada a darle un break al teléfono? Como todo, requiere tiempo, esfuerzo y dedicación, pero al final valdrá la pena. Intenta la dieta digital y cuéntanos tu experiencia.