Por Miguel Ponce

Santiago. La Corporación de Acueducto y Alcantarillado de Santiago mantiene un déficit de 30 millones de galones por día, a pesar de la mejoría experimentada en el nivel de los embalses Tavera-Bao.

Tanto la Coraasan como la Coraamoca atribuyen la problemática al alto nivel de turbidez que se encuentra en 23, según la última medición. En la actualidad, la entidad acuífera que ofrece servicio a la provincia de Santiago es de 100 millones de galones por día para una población superior al millón de habitantes.

Las autoridades del sector agua en Moca y Santiago esperan que tan pronto baje el nivel de turbidez, esto repercuta en mejoría del servicio de agua potable. El embalse Tavera- Bao se colocó en 320. 11 metros sobre el nivel del mar con una entrada de 72 metros cúbicos por segundo y una salida de 20, que es utilizada para la irrigación que ofrece por los canales y para el consumo humano. La capacidad máxima de Tavera es de 327.50.

En tanto, que la presa de Monción, con capacidad para 280 metros sobre el nivel del mar, se encuentra en el nivel de 262.54, con una entrada de 53.50 metros cúbicos por segundo. A pesar de que los niveles de los embalses han subido, en barrios como el Ensanche Libertad los moradores deben auxiliarse de un grifo común para abastecerse del vital líquido.

Mientras que en el barrio Duarte, las familias deben levantarse en horas de la madrugada para poder almacenar en barricas y galones. “Esperábamos que con las lluvias pudiéramos sentir una ligera mejoría en el servicio de agua potable, pero al contrario sigue siendo más precario y muchas veces tenemos que comprar agua de camiones que no compensa con lo que ganamos de salario”, expresó Domingo Sosa, residente en el sector El Ingenio.

Héctor Jáquez, encargado de acueductos de la Coraasan, confía en que en los próximos días mejorará el servicio de agua para los lugares más afectados tanto durante la sequía como con la situación actual.