De los Santos, empeñado en dar oro olímpico al país

6

Por Freddy Tapia

Leonel de los Santos está enfocado en decirle adiós al boxeo aficionado de la mejor manera posible: re­galándole al país la presea dorada en los Juegos de Tokio.

“Yo dije que no me voy sin darle una medalla olímpica de oro a la Re­pública Dominicana”, ma­nifestó el pugilista de 26 años, líder de la selección dominicana en los últimos diez años.

“No hay mañana”, enfa­tiza el orgullo de la barria­da de Katanga, Los Mina. “Estos son los últimos. El momento bueno es este y lo voy aprovechar”.

Esta sería su segunda participación en los Jue­gos Olímpicos, pues ya estuvo en la edición de 2016, escenificada en Rio de Janeiro, donde fue eli­minado por el venezola­no Yoel Finol, quien termi­nó obteniendo la chapa de bronce en la categoría 60 kilogramos (peso ligero).

“Siempre he tenido esa fe, que lo voy a lograr, que no hay obstáculo que me lo impida”, resalta. “Me impulsa mi familia, mis padres, mis hijos, m i fa­milia, mi barrio, el pue­blo dominicano, que siem­pre han estado pendiente de mí, motivándome cada vez que tengo una compe­tencia”.

Originalmente, había de­sistido de competir en la principal cita deportiva del mundo, pero ha dado mar­cha atrás y se ha acogido a una clausula del contrato que firmó el pasado año con la empresa estadounidense “Fighter Locker”, que le per­mitirá retirarse del boxeo aficionado después de la misma.

“Esa cláusula me permi­te ir a los Juegos Olímpicos. Luego de ahí le diré adiós al boxeo aficionado y a los que me siguen que lo sigan ha­ciendo ya como boxeador profesional”, explica.

Para ello, el estelar boxeador debe lograr obte­ner el boleto en un clasifica­torio que tendrá lugar en fe­brero en Bulgaria, de lo que no alberga duda alguna.

Los Juegos Olímpicos es­taban pautados para cele­brarse del 24 de julio al 9 de agosto, pero a causa del co­ronavirus fueron pospues­tos para agosto de este año.

El destacado estilis­ta señala que a pesar de la disyuntiva sobre la posibi­lidad de que se pospongan nuevamente, se mantie­ne enfocado en los entre­namientos que realizan en “la burbuja” del Albergue Olímpico.

“Si pierdo no será por cansancio, ni falta de entre­namiento, sino porque Dios así lo quiso”, anticipa el me­dallista de plata de los Jue­gos Panamericanos de Lima (2019) y oro en los Cen­troamericanos de Veracruz (2014).

Apoyo

En tal sentido, elogió to­do el apoyo recibido de par­te del Gobierno, a través del Ministerio de Deportes, que ha posibilitado que estén alojados a cuerpo de rey en el Albergue Olímpico.

“El apoyo que está dando el Gobierno lo veo mucho mejor que en otros tiempos. Ahora estamos en el Alber­gue para que ningún atleta contagiado con el coronavi­rus y para que la alimenta­ción sea mejor”, destaca.

Agradece, asimismo, al Programa Creando Sueños Olímpicos (Creso), que le facilita hacer bases de en­trenamientos en el país que estime la Federación Domi­nicana de Boxeo.

“Nos están apoyando, nos pregunta