Danny Rivera entrega sus éxitos en una noche de complicidad en el Teatro Nacional

9

Severo Rivera

Danny Rivera protagonizó una noche que quedará grabada en su memoria y en la del público, como una de sus entregas especiales. La celebración de sus 60 años en el arte la noche de este sábado complació plenamente a sus fieles que se montaron en su viaje musical desde que el maestro Amaury Sánchez subió al pódium para comenzar con el preludio del concierto sinfónico en la sala Carlos Piantini del Teatro Nacional Eduardo Brito.

Como adelantó a Diario Libre en una entrevista previa, se trató de una puesta en escena en la que echó manos a sus emblemáticas canciones. Aplausos, complicidad en sus interpretaciones marcaron la producción artística que contó con el acompañamiento de la Orquesta Filarmónica de Santo Domingo, integrada por experimentados y veteranos músicos.

Publicidad

“Buenas noches, bienvenidos. El amor está aquí esta noche, qué bueno que llegaron”, proclamó al saludar los asistentes que abarrotaron la sala.

Con “Amar o morir”, “Como he de vivir sin tu cariño”, “Que daría yo” marcaron su territorio y el buen ritmo del concierto. “Danny Rivera Sinfónico” es una producción que ya había presentado el artista, sin embargo, en esta ocasión el maestro Amaury Sánchez introdujo nuevas composiciones, más allá de las acertadas improvisaciones para complacer al público.

El cantautor puertorriqueño, nacionalizado dominicano, es un artista muy querido en la República Dominicana. La gratitud del artista no podía ser mejor porque el concierto, en formato sinfónico, probablemente no llegue a otros escenarios por lo que implica su montaje en términos de costo. Los que asistieron el sábado, lo recordarán como una memorable entrega.

 “Nos abraza el tiempo, nos rechaza el tiempo. Sigan conmigo, los invito a cantar canciones que ustedes abrazaron en el tiempo”, dijo para continuar con el recordatorio de sus éxitos.

Danny Rivera es músico, y como tal sabe muy bien la importancia de los que acompañan a un intérprete, por eso reconoció el talento de los integrantes de la Orquesta Filarmónica de Santo Domingo. En más de una ocasión ponderó la calidad humana y profesional del maestro Amaury Sánchez.

Momentos especiales

La presencia en escena de su amigo el cantautor dominicano, Cheo Zorrilla al que grabó más de una canción, subió al escenario para hacer a dúo “Al nacer cada enero”. El momento fue recibido con un gran aplauso.

Rivera agradeció la amistad, elogió a Cheo Zorrilla, quien no estaba previsto que actuara, pero lo invitó a subir al escenario. Allí cantaron dos canciones con la que reafirmaron sus afectos.

La participación especial de la joven artista, Diana Ramos, de la Academia de Formación Artística de Amaury Sánchez fue acertada. “Para decir adiós” unió a Danny y a Ramos.

Un junte de lujo fue el que se produjo cuando la orquesta guardó silencio para escuchar boleros. Los experimentados músicos, Guarionex Aquino, Federico Méndez, junto al maestro Amaury Sánchez, acompañaron a Danny. En las canciones “Mujer abre tu ventana”, “Amor robado”, “Bajo un palmar” y “Madrigal”.

Reflexión

El concierto que comenzó a las 8:42 pm. y concluyó minutos antes de la 11:00 pm, fue ágil, a pesar de que se extravió la partitura de una canción, sin embargo, el maestro Sánchez la hizo de memoria.

Rivera recordó a su padre con la canción “Mi viejo” y lo homenajeó por motivarlo para que abrazara el canto. La noche continúo con “Apocalipsis”, “Libre”, “Jesucristo”.

El artista cerró con la interpretación de “Yo quiero un pueblo” “Gracias República Dominicana por entregarme su corazón”, proclamó al despedirse.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here