Cuidémonos del Cerco

19

El presidente Luis Abinader ha hecho una clara y oportuna advertencia sobre el peligro que representa para la República Dominicana la crisis agravada que afecta al vecino Haití. 

Hace bien el jefe del Estado en llamar la atención de la comunidad internacional sobre la imperiosa necesidad de asumir algún tipo de control o intervención sobre la grave problemática haitiana.  

Las dolorosas escenas de persecución y atropello sobre desesperados y aterrados inmigrantes haitianos por parte de autoridades estadounidense en la frontera de México con  el estado de Texas, proyecta lo que podría acontecer ante una eventual estampida de haitianos hacia nuestro país. 

Publicidad

Sobre la base de la oportuna advertencia presidencial, la Revista Diaria entiende igualmente razonable echar un vistazo a situaciones internas que, sumadas, podrían constituirse en grave amenaza para la estabilidad del país.    

La carestia en los precios de los alimentos, las alzas en la tarifa electrica, los aprestos de una reforma fiscal sin que se vislumbren sus alcances, junto a la férrea postura empresarial para que se elimine la cesantia con la reforma del Código Laboral, comienzan a generar malestar e  incertidumbre en la población.    

Si a este cuadro se le añade la creciente ola delictiva con el pillaje, la violencia intrafamiliar y el crimen organizado, no resulta para nada ocioso ampliar el abanico sobre los retos y amplificar  el grado de advertencia.    

Estamos compelidos a hacer conciencia sobre una situación que se presenta además en medio de una pandemia aún presente y amenazante.  

La República Dominicana, que ha mantenido durante muchos años un envidiable ambiente caracterizado por la estabilidad social, económica y política, está llamada a ser preservada ante amenazas como las planteadas.   El país amerita de  mayores esfuerzos por parte de las autoridades y de la suma de voluntades para afrontar con éxito estos graves retos.    

Hay que evitar a toda costa que el país termine encerrado en este peligroso cerco.