Por José Tejada Gómez

La empresa Caribbean Cinemas aprobó un protocolo para la reapertura de las salas de cine del país en medio de la pandemia COVID-19. En el protocolo se establecen las normas para el público y todo el personal que labora u ofrece servicios para las mismas.

La empresa que opera un importante número de exhibición de películas plantea reducir en un 50 por ciento sus capacidades para garantizar el distanciamiento social.

Se plantea promover la venta de boletas online con asientos numerados. Los clientes tendrán acceso al cine por las puertas únicamente designadas como entrada y sin tener contacto con las mismas.

En los cines que ubicados dentro de centros comerciales, las puertas de las entradas deberán permanecer abiertas. Esto no aplicará en loa casos de las salas de cine con acceso directo de la calle.

También se comprometen a desinfectar cada 1 hora toda la superficie que esté en contacto con las personas. Esto aplica a manillas de puertas, mostradores y pasamanos.

“Cada cliente deberá tener su boca y nariz cubiertas al momento de entrar al cine. (TBD esto se incluirá dependiendo las políticas establecidas por las autoridades locales)” explica el documento que Caribbean Cinemas que fue remitido a las autoridades.

Se comprometen a habilitar áreas de desinfección de manos en los lobbys de cada cine.

“La entrada a las salas y las filas en el área de taquilla y concesión serán controladas por el personal “manteniendo la distancia recomendada de 6’ (la mayor distancia posible)” explica.

Y aseguran que tendrán una rotulación en el piso para dirigir a los clientes para mantener los 6’ de distancia entre ellos. (Filas de concesión y boletería y lobby).

Cuando la persona acuda a realizar pagos ya sea en la taquilla o concesión, “sugerimos sea por medio de tarjetas para evitar en la manera que sea posible el contacto con dinero”.

Otra medida sería controlar la cantidad de personas haciendo uso del baño al mismo tiempo, para lo cual deberá haber un personal a cargo de esto.

En ese sentido han previsto que los cines con varios baños se cerrarán algunos de acuerdo con el uso y tráfico, para mantener más control.

Al finalizar cada función, los clientes lo harán por la salida designada sin tener contacto con las puertas.

El documento fue remitido a la Comisión de Altos Nivel contra el Covid-19 que preside el ministro de la Presidencia Gustavo Montalvo, al ministro de Cultura, Eduardo Selman, Juan Ariel Jiménez, ministro de Economía Planificación y Desarrollo y a Yvette Marichal, directora de la Dirección General de Cine.

La carta está firmada por Robert Carrady y Gregory Quinn, ejecutivos de Plaza Central Cinemas.

“Como empresa socialmente responsable hemos desarrollado una serie de medidas enfocadas en salvaguardar la salud de nuestros clientes durante estos tiempos y reiniciar paulatinamente nuestras actividades como exhibidores de la industria cinematográfica de nuestro país”, indican.

Argumentan que la actividad de exhibición cinematográfica no constituye un espectáculo público masivo comparable a otros que reúnen a miles de personas en un mismo auditorio o escenario con escaso margen de control de tráfico.

Destacan que la exhibición cinematográfica se lleva a cabo en complejos y edificios modernos que cuentan con varias salas de cine de distintas capacidades, que operan en distintos horarios unas de otras, y que, por ende, ofrecen la posibilidad de gestionar mejores controles de acceso.

“En vista de lo anterior, el grupo Caribbean Cinemas ha desarrollado una política especial denominada “Política y Procedimientos Especiales de Operación, Control, Sanitización y Seguridad durante la crisis sanitaria del COVID-19”, la cual recopila para fines de implementación en el corto plazo las mejores prácticas internacionales de grandes cadenas de cine que operan en distintos territorios” exponen.