¿Cómo hacer mousse de plátano?

136

La mousse de plátano es uno de esos postres que siempre triunfa. Resulta relativamente sencillo de elaborar si sigues al pie de la letra la receta que te ofreceremos a continuación. Además, conseguirás una forma distinta de introducir plátano en la dieta, una fruta cargada de propiedades beneficiosas.

Ahora bien, ten en cuenta que la mousse de plátano cuenta con azúcares añadidos, por lo que hay que consumirla con moderación. Se puede incluir en el contexto de una dieta variada, por ejemplo, los días en los que se vaya a realizar ejercicio intenso. Así se asegura una fuente de energía que satisfaga los requerimientos.

Mousse de plátano

Antes de introducirnos de lleno en la receta queremos comentarte algunas de las propiedades nutricionales del ingrediente principal, el plátano.

Publicidad

Se trata de un alimento con alto contenido en carbohidratos, cuyo índice glucémico dependerá del grado de maduración. Los deportistas suelen consumirlo maduro durante los esfuerzos físicos, ya que así se asimilan más rápido.

Por otra parte, es una fruta que destaca por su concentración de potasio, un mineral que funciona también como electrolito.

Durante el ejercicio físico se pueden perder sales minerales, por lo que reponer dichos elementos resulta fundamental para garantizar el buen funcionamiento del cuerpo. Así lo evidencia un estudio publicado en la revista European Journal of Applied Physiology.

Además, el plátano aporta fibra, una sustancia que consigue incrementar la sensación de saciedad, según una investigación publicada en la revista European Journal of Clinical Nutrition.

Este efecto es todavía más relevante en el contexto de las dietas hipocalóricas, donde conseguir que la persona no pase hambre marca la diferencia en cuanto a la adherencia.

Ingredientes

Para la elaboración de una mousse de plátano serán necesarios los siguientes ingredientes:

  • 2-3 plátanos.
  • 2-3 claras de huevo.
  • 1-2 hojas de gelatina.
  • Un chorro de zumo de limón.
  • 1 cucharada de azúcar glas.
  • 30 mililitros de agua.
  • Ralladura de limón.

Paso a paso

Lo primero que hay que hacer es pelar y trocear el plátano. Es importante exprimir el zumo de limón por encima de los mismos cuando se encuentren listos en un bol, para evitar así la oxidación y que cambien su color.

Paralelamente se coloca en un vaso de agua fría la gelatina, para conseguir una correcta hidratación de la misma. Se utiliza una batidora de mano para triturar los plátanos y al mismo tiempo se calienta un poco el agua con la gelatina para que esta se disuelva.

Acto seguido se mezcla el agua con el plátano, hasta conseguir una mezcla homogénea. Se reserva después.

Ha llegado el momento de colocar las claras en un bol para montarlas a punto de nieve. Antes de proceder a batirlas es importante añadir una cucharada de azúcar glas. Así se conseguirá una textura óptima. Es recomendable utilizar una batidora con varillas para mejorar el resultado.

Una vez las claras estén listas se mezclan con los plátanos. Se añaden estos últimos, bien triturados ya con la gelatina, poco a poco y con movimientos envolventes. De este modo se conseguirá que no se pierda nada de aire, lo que impactará de forma positiva sobre el resultado final. Para este proceso es aconsejable utilizar una lengua de cocina.

Cuando se termina el proceso se reparte la mousse de plátano en diferentes vasitos o recipientes de cristal individuales y se introducen en el refrigerados durante unas horas. Es importante servirla bien fría para disfrutarla al máximo. Para acompañar se pueden espolvorear por encima pepitas de chocolate o frutos rojos. Lo óptimo es consumirla el mismo día que se prepara.

Cocina un delicioso mousse de plátano

Como has podido comprobar, resultar realmente sencillo elaborar mousse de plátano. La receta cuenta con una textura fantástica que encantará a todo el mundo. No se utiliza una gran cantidad de azúcar para su elaboración, por lo que se puede incluir en el contexto de casi cualquier dieta.

Ahora bien, es siempre recomendable plantear una alimentación variada y equilibrada, y no siempre consumir la mousse de postre. Otras opciones como el yogur resultan muy saludables y han de estar presentes en la rutinas diarias.