Ingredientes

4 churrasco de cerdo

3 Huevos

½ Lb de Pan rallado

1 barra de Mantequilla

Sal al gusto

2 dientes de ajo

Para las Papas

1 Lb de papas

½ barra de Mantequilla

1 ramita de romero

Sal al gusto

Pimienta negra al gusto

Ajo 1 diente

Bicarbonato de sodio

Preparación

Para preparar los churrasco  empanizados, primero  salpimentar y rallar el ajo y dejar reposar por 15 minuto

Rompe los huevos en un recipiente  y bátelos con un batidor o un tenedor, sin romperlos demasiado. Si son pequeños, agregue otro. En su lugar, transfiera las migas de pan a un tazón grande.  Y la harina en otro tazón. Toma los churrasco  y da el primer paso en pasar por la harina,  luego sumérjalos en el huevo y de ultimo  las migas de pan, presionando bien con las manos para que el empanado se adhiera mejor. Haga un doble empanado pasando nuevamente el churrasco en el huevo y nuevamente en las migas de pan, presionando bien pero sin aplanar demasiado la carne. Repita esta operación para todas los churrasco.

Lave las papas con un poco de agua y bicarbonato de sodio luego séquelas. Luego cortar con una mandolina y un recipiente lleno de agua. Haga rebanadas de 2-3 mm de grosor y transfiéralas gradualmente al recipiente lleno de agua; De esta forma liberarán algo de almidón y no se oxidarán. Poner un poco de agua en una sartén, salarlo y llevarlo a ebullición y blanquearlos durante aproximadamente 1 minuto y medio, luego escurrirlos nuevamente y enfriarlos ligeramente bajo el chorro de agua fría. Al hacer esta cocción previa, las papas cocinarán menos tiempo en la mantequilla. Seque las papas con un paño  y mientras tanto caliente una sartén lo suficientemente grande. Agregue la mantequilla clarificada y deje que se derrita. Luego agregue las papas, un diente de ajo escalfado ligeramente aplastado, una ramita de romero y cocínelas a fuego alto, salteándolas ocasionalmente.

Mientras tanto, toma otra sartén más grande con aceite, que se usará para freír  el churrasco. Tan pronto como esté caliente poner a freír. Servir con las papas

El milanés es un plato de hoja perenne que siempre gusta a todos, desde niños hasta adultos. Hay quienes lo prefieren delgado y crujiente, o quienes lo aman alto, con el hueso y un poco rosado por dentro. Este es precisamente el caso de uno de los mejores  de Lombardía la milanesa. (El Saber del Sabor)