Por Darielys Quezada

El presidente de la Junta Central Electoral (JCE), Julio César Castaños Guzmán, expresó ayer que lo ocurrido con el voto automatizado el pasado domingo 16 de febrero, cuando tuvieron que ser suspendidas las elecciones municipales por fallas en el sistema electrónico, fue un error que jurídicamente se le llama “caso fortuito”.

Al concluir una audiencia pública con los delegados de los partidos políticos para tratar el montaje de las elecciones municipales extraordinarias que fueron convocadas para el 15 de marzo, el titular del órgano comicial expresó que en el trabajo de la institución se cometió un error que abrió paso para que las elecciones no pudieran ser celebradas como estaban planificadas.

“He escuchado todo lo que se ha dicho, no me voy a defender de nada, no tengo derecho a defenderme de nada, tengo que aceptar con humildad que se ha cometido un error y que la calificación jurídica de ese error, de esa falta, o de lo que fuere que ocurrió ahí, causó lo que jurídicamente se llama un caso fortuito, porque esa no fue la fuerza mayor, la fuerza mayor es un acontecimiento externo, irresistible e imprevisible. Esto fue que dentro de nuestro propio trabajo se cometió un error y se abrió paso para que las elecciones no pudieran ser celebradas como estaban planificadas”, dijo tras responder los cuestionamientos de diversos partidos que durante la audiencia le solicitaron a la Junta una explicación de qué fue lo que pasó el domingo pasado con el voto automatizado cuando ya se había dicho que todo estaba bien.

Para llegar a ese punto en el que expresó lo que ocurrió con las elecciones, Castaños Guzmán comentaba que desde el pasado domingo ha recibido condolencias como si alguien hubiese fallecido, y dijo que en realidad “se murió todo un trabajo, se murieron muchas horas de desvelo, se murió la vida misma de uno que terminó en un acontecimiento inexplicable, todavía inexplicable”.

Confesó que desde lo ocurrido con las suspendidas elecciones municipales, por primera vez en su vida ha sentido tristeza infinita, que es capaz de matar a cualquiera, pero al mismo tiempo “como hemos procedido con sinceridad, como hemos procedido con verdad, como tuvimos el valor de decir lo que estaba pasando cuando nos enteramos y tuvimos conciencia del evento en sí y de sus magnitudes, ese hecho de ser veraz y sincero, restableció” y por ende, la Junta debe nacer de nuevo.

Julio César Castaños Guzmán señaló en su última intervención de la audiencia que la Junta puede hacer que las elecciones del 15 de marzo sean un éxito si se cuenta con la voluntad colectiva, pero que podrían, perfectamente, ser destruirlas desde ahora, sino hay colaboración, si no hay una armonía, “si nosotros no nos recuperamos a nosotros mismos como dominicanos y como dominicanas”.

“Ustedes saben lo que es para un órgano electoral suspender algo. Cuando vienen los casos fortuitos que pudieran venir de alguna manera irresistible o impredecible, como es el caso de la especie para este Pleno. Me decía el magistrado Saladín ‘pero cómo es posible que yo me acosté el sábado por la noche, pensando que no había ningún problema, y a mí nadie me dijo -y es verdad, con toda la razón lo dice- que se estaba gestando una cosa de esta magnitud’. Con toda la razón lo dijo. Lo mismo me dijo la magistrada Carmen”, precisó.

El presidente de la JCE admitió que el Pleno nunca pensó que iba a fracasar con el voto automatizado como le había pasado a otros países. “Lo más lejos que yo tenía es que eso me iba a pasar a mí y al Pleno de la Junta Central Electoral, de que íbamos a tener este problema”, enfatizó.

Sostuvo que salir a suspender esas elecciones debe haber sido uno de los trances más amargos y más difíciles que ha tenido institución electoral alguna en la historia de la República Dominicana, pero que si ellos no lo hacían, con el fallo que estaban enfrentando, todo hubiese terminado en una tragedia.

“Mis queridos amigos, no le he revocado la amistad a nadie, pero mis queridos amigos, de nosotros no haber suspendido esa elección con ese fallo que tenían, esto hubiese terminado probablemente en una tragedia”, puntualizó.

Ante todo lo sucedido, la Junta Central Electoral informó que habrá una investigación exhaustiva para saber qué ocurrió y así determinar responsabilidades de las fallas técnicas para que haya sanciones ejemplares para los responsables. Reiteró que ya han pedido la asistencia de IFES y de Uniore para que estos organismos le colaboren en la investigación.

Las exigencias en la audiencia

La audiencia de ayer que comenzó a las 10:00 de la mañana y culminó a las 6:30 de la tarde, se hizo a solicitud de catorce partidos de oposición que pidieron esa reunión con carácter de urgencia para solicitar la investigación de lo ocurrido el domingo 16 de febrero, la revisión del calendario electoral y el presupuesto y financiamiento de las nuevas elecciones del 15 de marzo.

Dentro de las peticiones de los partidos que se generalizaron en dicha reunión está la incineración de los 3.2 millones de boletas que se usaron en las elecciones municipales del 16 de febrero para que se impriman otras nuevas; que investigue profundamente los hechos; que se extendiera el plazo para el depósito de solicitudes de pactos de alianzas y coaliciones para las elecciones congresuales y presidenciales del 17 de mayo; y que le entregaran fondos para poder enfrentar los próximos comicios.

Pleno sólo va a renunciar por juicio

Al inicio de la audiencia, el presidente de la Junta y el miembro titular de ese organismo, Roberto Saladín, manifestaron ayer que el Pleno de esa institución no renunciará y que para ello, todos deben ser sometidos ante un juicio político.

Durante el encuentro, Castaños Guzmán instó a todo aquel que entienda que el Pleno debe renunciar, a que acuda a la Cámara de Diputados para que lo enjuicien políticamente.

“He escuchado el consejo de que boten a alguien. Lo más fácil es cortarle la cabeza a alguien”, dijo agregando que los miembros no han hecho nada incorrecto y que “la única manera de salir de aquí es por el juicio político por faltas graves”.

El titular de la Junta Central Electoral manifestó a los partidos que no está pidiendo su perdón, porque el Pleno está asumiendo una responsabilidad.

Agregó que hasta el momento el organismo electoral no tiene los resultados de ninguna investigación, “porque para hacer esa investigación necesariamente habría, que investidos por un mandato como tal, el hecho de revisar las valijas donde están esos aparatos y eso tiene que hacerse con la presencia de ustedes, sus delegados y de los órganos que hayan sido designados”.

Tras cinco horas de audiencia, es decir a las 3:00 de la tarde, y tras varias organizaciones pedir la renuncia del Pleno, Roberto Saladín, salió al frente y aseguró que el Pleno de esa institución electoral no renunciará y que ha quedado la constancia de su compromiso con el país.

“Yo no creo que hicimos un fraude electoral estando presentes la OEA, IFES, entre otros. No vamos a renunciar. Hemos dejado constancia de cuál es nuestro compromiso sagrado”, dijo.

Sostuvo que la situación actual es un momento de seriedad y pedir renuncia, sería llevar a la nación a un juego peligroso. Afirmó que ha cumplido con su deber como ciudadano y que se siente orgulloso de haber servido a la República Dominicana. Destacó, además, que no terminará su vida con una renuncia.

“Yo no quisiera pensar que a los 83 años que tengo, que el final de mi vida va a ser junto a los miembros honorables de este pleno de la JCE, con la acusación de que nosotros hicimos un fraude electoral” reiteró.

Puntualizó que hay que esperar los informes  sobre las fallas del sistema del voto automatizado y que esto “es lo prudente, pero queremos ratificar que las mujeres y hombres que están sentados en esta mesa no son instrumentos de ningún sector del país”, señaló.

Le darán dinero a los partidos

A la petición de los partidos sobre el presupuesto y financiamiento para las elecciones del 15 de marzo, el presidente de la Junta dijo que a estos se le entregará todo el dinero que le corresponde por el año completo. Dijo que también hay que ir arreglando daños.

Decenas de solicitudes fueron hechas en la reunión dentro de ellas la investigación y/o despido de los funcionarios de las direcciones de Informática y de Elecciones de la institución, a quien responsabilizan de lo ocurrido. También allí se culpó al Pleno se responder al gobierno y, en ese sentido, salió a relucir que el delegado técnico del oficialista PLD, Robert de la Cruz, es subdirector del DNI.

Incinerarán boletas

Al final de la audiencia en la que fungieron como observadores a solicitud de los partidos, los técnicos de la Fundación Internacional de Sistemas Electorales (IFES), de Participación Ciudadana y de la Organización de Estados Americanos (OEA), la Junta anunció que las boletas usadas en las suspendidas elecciones del 16 de febrero serán incineradas y además, el Pleno otorgó la solicitud de extender el plazo, que vencía ayer, para la presentación de solicitud de pactos de alianzas y coaliciones hasta el martes 25 de febrero para conocerlas en audiencia pública el 2 de marzo. Igualmente, la fecha para la inscripción de las candidaturas presidenciales y congresuales para las elecciones del 17 de mayo fue movida para el 10 marzo, ya que el límite era para el 3 de marzo. A partir del 10 marzo comenzarán a correr los plazos para los conocimientos de admisión e candidaturas para los dos niveles de mayo.