Cambio de opinión, cambio de percepción

14

Por Rafael Sánchez Cárdenas

No importa el área de trabajo del Gobierno dominicano y su abrumadora campaña de propaganda y de opinión, severamente financiadas. La realidad se impone.

El agobio social se siente por todos lados, la incapacidad gerencial está a la vista de todos los que conservan autonomía cerebral y los resultados del gasto público totalmente imperceptible aún. Los esfuerzos de manipulación de los datos públicos son ya un escándalo. Nada cuadra.

Publicidad

Miles de productores agrícolas sufren la pesada carga del precio de los insumos y la importación de productos del agro sin control. Los precios al consumidor continúan rompiendo bolsillos y economías familiares. Una fracción importante de la clase medio frustrada, decepcionada, ante la realidad que vivimos.

La calidad de los servicios de salud se ha deteriorado a pesar del aumento de aportes al sector. La mortalidad materno-infantil sigue en aumento: 30% y 20% respectivamente, y la neonatal es escandalosa.

No armonizan los datos ofrecidos sobre las parturientas haitianas. Han dicho que el 50% de los partos pertenecen a ellas. Falso. Que se gastan 10,000 millones en su atención es una información grosera y que solo busca apuntalar la política fronteriza del Gobierno. ¿Mintiendo?

En el país se producen, en promedio, unos 100-120,000 partos anuales en el sector público, como mucho. Si la mitad, digamos 50,000 fueran de haitianas, como han dicho, estaríamos gastando RD$200,000 por parto/haitiana. Falso, también, pues estudios hablan de unos RD$5,000/parto, lo que sugiere unos RD$250 millones y son menos los casos.

La leptospirosis se ha incrementado en un 49% a la semana 49, mientras el tétanos en un 88%. La difteria en un 500%. La tosferina un 20%, aunque ha mejorado la enfermedad meningocócica.

Los programas están al descuido, sin dudas. La precariedad de los medicamentos de todo género es obvia en los hospitales públicos y en el alto costo. Lo saben pacientes y médicos.

El tránsito y los hoyos. La basura, el Covid 19, el espejismo de la vida actual que nos venden, los ingresos y el empleo restringidos han cambiado, a pasitos, la credibilidad del Gobierno, la opinión y la percepción sobre el mismo.

Como decía Issac Asimov, citado por Pedro Baños: “Negar un hecho es lo más fácil del mundo. Mucha gente lo hace, pero el hecho sigue siendo un hecho”.