Por Alipio Mota Nina

Sin importar que el coronavirus esté alarmando al mundo debido a su peligro, la brillante pesista dominicana Beatriz Pirón Candelario sigue enfocada en obtener un puesto clasificatorio para los Juegos Olímpicos de Tokio.

Pirón, de San Pedro de Macorís, ganadora del oro Panamericano en Lima 2019 en la categoría 49 kilos, recientemente conquistó la plata en los 69 kg durante el Campeonato Internacional Manuel Suárez in memorian, en La Habana, y asegura que “nada ni nadie la hará desviar de su gran objetivo que es representar al país en los Jugos de Tokio 2020.

“Ahora toca concentrarnos en Jarabacoa a partir de 16 de marzo, a trabajar duro en la altura y prepararnos lo mejor posible para el Panam que será aquí en el Parque del Este”, dijo Pirón.

“Este evento es de suma importancia para mis aspiraciones de clasificar hacia Tokio y allí estaré como de costumbre dando más del cien por cinto en procura de conseguir el objetivo”, agrega.

Junto a Beatriz Pirón, estarán concentrados en el municipio vegano de Jarabacoa sus compañeros de equipo Luis García (61 kg) , Crismery Santana (87 kg), Verónica Saladín (+87 kg) y Zacarías Bonnat (85 kg), únicos con posibilidades de alcanzar boleto a Tokio.

“No hay espacio para distracciones ni nada por el estilo”, enfatiza Pirón, quien proviene de una familia de tradición en la halterofilia, pues es sobrina de Guillermina Candelario, triple medallista Panamericana y miembro del Pabellón de la Fama del Deporte Dominicano.