Avicultores dicen pérdidas ascienden a 300 millones

233

Por Miguel Ponce

Moca. La muerte de al menos cuatro millones de pollos y gallinas afectadas por las enfermedades, ha generado pérdidas por 300 millones de pesos y está llevando a la quiebra a decenas de productores avícolas en esta zona y la de Licey al Medio. 

Ambiórix Cabrera, quien preside la Asociación de Productores Agrícolas de Moca y Licey (APROAMOLI), dijo que la entidad que dirige acoge a 187 criadores de gallinas y pollos, y en su mayoría se han visto afectados.

Publicidad

Aunque el ministro de Agricultura, Osmar Benítez, desmiente la denuncia de los avicultores, Cabrera asegura que ya supera los cuatro millones de aves muertas, afectadas por las enfermedades conocidas como Newcastle y la influenza.

“Este asunto no se puede manejar con teoría, ya se está provocando un desabastecimiento de pollo y ahora van a tener que importar. Este país da asco como si fuera una letrina, mientras los hombres de trabajo se ven afectados porque las autoridades no acuden en auxilio de gentes trabajadoras”, adujo Cabrera.

Estima que de continuar las muertes, las pérdidas pudieran superar hasta los 400 millones, por lo que se requiere de acciones urgentes.

El desabastecimiento está provocando un aumento en el precio de la carne blanca. En algunos colmados de Moca y otros pueblos la libra de pollo se vendía ayer hasta 60 pesos. Esto representa un aumento de 20 pesos, pues se encontraba en 40.

Zona más afectada

Los productores del distrito municipal La Laguna de Moca, en la provincia Espaillat, son los más afectados por la muerte de gallinas y pollos afectadas por en Newcastle y la influenza.

Esta comunidad cuenta con aproximadamente 30 productores que en su mayoría se han ido a la quiebra. Sener García vio como murieron 11,500 gallinas y 16,500 pollos de los cuatro pequeños proyectos con que cuenta.

“Estoy totalmente en quiebra. Son siete millones que debo y no se ahora cómo voy a pagarlo. Necesitamos de la mano amiga del gobierno central para que nos ayude a levantarnos”, adujo  Sener García.

Se quejó de que no aparece por ningún lado las vacunas que se requieren para el reforzamiento en caso de los pollos.

Su hermano Luis García vio morir 4,500 gallinas y 6,200 pollos de un pequeño proyecto con que contaba en el la comunidad de Cacique. Los empleados desconocen de qué manera van a vivir, pues al morir las aves se han quedado sin empleo.

En esa situación se encuentran cientos de trabajadores del sector avícola, pues sus patronos no tienen ni siquiera con que pagar sus salarios, pues quedaron totalmente endeudados.}

Otro que se ha visto afectado por la muerte de sus aves es Antonio Ureña, conocido como Tom, ya que en menos de una semana perdió  las siete mil gallinas con que contaba en su pequeña granja. Al igual que los hermanos García, llama al ministro de Agricultura y las autoridades competentes a acudir en su auxilio.