Arroz a la cubana con plátano: fácil y delicioso

8

El arroz a la cubana es una receta típica de la gastronomía española. Y aunque su nombre nos hace pensar en las islas caribeñas, el origen del plato tiene lugar en otra zona isleña: las Canarias.

Hoy en día es un plato reconocido en muchas regiones de España e incluso más allá. Y la influencia de Cuba se refleja en la presencia del plátano y el arroz, dos ingredientes muy habituales en su cocina.

Arroz a la cubana: un plato sencillo con un sabor especial

Largo, rojo, salvaje, carnaroli, bomba, integral. El arroz en cualquiera de sus variedades está siempre presente en casi todas las cocinas. Porque con él se preparan infinidad de platos riquísimos, como una paella, un risotto, un salteado o un arroz a la cubana.

Este último tiene pocos secretos y dificultades. Lo más importante es encontrar el punto justo de cocción del arroz. Para el resto hay que confiar en la calidad y el sabor de una buena materia prima.

Lo interesante de la receta es que, a través de 4 ingredientes humildes, asequibles y habituales en la despensa, se consigue una combinación de sabores y texturas excepcional.

Es por esto que te invitamos a probar esta preparación en casa y te ofrecemos todos los pasos, trucos y detalles necesarios para un éxito seguro.

Ingredientes para preparar arroz a la cubana con plátano

Las cantidades indicadas sirven para elaborar 4 raciones, pero se pueden modificar según las preferencias:

  • 4 tazas de café de arroz redondo.
  • 2 dientes de ajo.
  • 4 plátanos.
  • 1 hoja de laurel.
  • huevos.
  • 1/2 vaso de salsa de tomate casera o de sofrito de tomate elaborado.
  • Aceite de oliva.
  • 1 ramita de perejil.
  • Sal.
  • 10 tazas de café de agua (de forma opcional, para obtener un sabor más intenso, se puede usar caldo de verduras o de pollo).

Paso a paso para la elaboración

  1. En primer lugar, poner una cazuela al fuego con un poco de aceite de oliva. Introducir los dos dientes de ajo pelados y dejar que tomen un color dorado. Entonces, incorporar el arroz, la hoja de laurel y sal a gusto.
  2. A continuación, agregar el agua y dejar cocer a fuego fuerte durante los 3 primeros minutos. Después tapar la cazuela y cocinar a fuego suave otros 17 minutos. Pasado este tiempo, apagar el fuego y dejar en reposo 5 minutos más.
  3. Ahora es el momento de freír los huevos. Es preferible hacerlo de uno en uno y en una sartén pequeña. Poner aceite abundante y colocar a fuego medio. Cuando el aceite está bien caliente (empieza a salir un poco de humo), cascar un huevo en un vaso e introducir en la sartén. Freír durante 20 o 30 segundos mientras se echa aceite por encima con la ayuda de una espumadera. Escurrir y retirar. Repetir el proceso con los demás huevos.
  4. Pelar los plátanos y partirlos por la mitad a lo largo. Freír en la misma sartén donde se han cocido los huevos. Si se desea, se pueden enharinar un poco. Al cabo de 3 o 4 minutos ya tienen que estar bien dorados y en su punto.
  5. Calentar la salsa de tomate y picar el perejil.
  6. Para montar el plato, servir el arroz regado con el tomate. Acompañar con las dos mitades de fruta, el huevo y decorar con un poco de perejil picado.