31 C
Santo Domingo

Ansiedad social el silencioso desafío de los jóvenes dominicanos

Julissa Morel

En los últimos tiempos se ha venido observando el cambio de parecer de los jóvenes y, con ello, un sinnúmero de actitudes de parte de la juventud dominicana pertenecientes a diferentes sectores y clase social.

En ese sentido, según estudio, el 20 % de los jóvenes experimenta síntomas de ansiedad en algún momento de su vida, y esto se ha vuelto cada día más preocupante, ya que su estado cambiante afecta de manera directa e indirecta su entorno, en especial sus hábitos de estudios y relación familiar.

A esto se suma una sociedad exigente y muchas veces cruel, y es que aún el sistema dominicano no está preparado para lidiar con este tipo de trastornos emocionales; de repente sucede el cúmulo de trabajos que cada día aumenta la cantidad de asignaciones y compromisos estudiantiles, razones que los hacen cada día entrar en ansiedad y en un proceso de soltar todos sus sueños y metas.

¿Cómo podemos ayudar a los jóvenes a que este sistema que cada día exige más? Se deben crear programas para tratar la misma y solicitar al gobierno central que los psicólogos de este país ofrezcan una tarifa a costo más bajo y que los de menos recursos económicos tengan acceso a tratar su salud mental.

Viendo desde mi punto de vista, se ha vuelto muy alto el precio de este personal médico del cual madres, padres o muchas veces amigos recomiendan ir a donde un profesional de la salud mental a tratarse, pero no cuentan con los fondos suficientes para poder ayudarles.

¿Será que esta sociedad que va en crecimiento dejará pasar por alto este tipo de trastornos? Cada día afecta a más personas, del cual se puede medicar si se trata y no se vuelve una ola de discriminación y rechazo para los jóvenes que padecen del mismo.

Dejamos en la mesa que alguien se interese y ponga ojo visor y se diseñen espacios, programas y centros de charlas para ellos.

La juventud va creciendo sin que alguien pueda ayudarles con esto, y quizás alguien lo vea como un estado normal, y no lo es, pero es preocupante el nivel de casos que va acrecentando en la República Dominicana y el trastorno de ansiedad social.

- Advertisement -spot_img

Más artículos como este