Ampliar el Cerco

21

El rebrote de Covid-19 no cede. El número de infectados por día supera los mil desde hace más de una semana, mientras crece la ocupación de camas y la positividad se encamina al 30 por ciento.   

Las autoridades se esfuerzan en mantener el flujo de vacunas, logrando importantes entregas de de la Sinovac, con un millón de dosis adicionales y la próxima entrega de un lote de Pfyzer.   

Alienta y motiva la masiva respuesta que le ha dado la población al urgente llamado para que nos vacunemos, en un proceso que ha puesto igualmente de manifiesto el comportamiento ejemplar de los partidos políticos y entidades empresariales y sociales colaborando a la gran causa.   

Aún así, las nuevas cepas presentes en el territorio nacional, de mayor nivel de contagio y peligrosos efectos, siguen encontrando espacio para su expansión.  

Probablemente el significativo avance en los niveles de vacunación nos permita atenuar la gravedad de la situación, pero luce claro que precisaremos de mayores controles para lograr detener y reducir la pandemia. 

 Sin que conlleve tocar los extremos de un cierre total de actividades, no hay dudas de que el cerco sobre el virus debe ser más amplio y certero.   Dos o tres semanas de mayores controles debe ser la respuesta. Por la preservación de la vida. Y por la salud de una economía que no asimilaría una recaída.   Ojalá todos lo terminemos de entender.