Algunos apuntes sobre el aumento salarial

13

Por Haivanjoe NG Cortiñas

En forma periódica el debate acerca del aumento salarial se hace notorio. La Organización Internacional del Trabajo, al referirse al tema de manera oficial ha expresado que, “las tarifas de los salarios mínimos deberían ajustarse de tiempo en tiempo para tomar en cuenta los cambios en el costo de la vida y otras condiciones económicas”. Del lado dominicano, el Comité Nacional de Salarios, tiene la facultad de fijar el salario mínimo cada dos años.

La economía conforme ha publicado el Banco Central entró en fase de recuperación, con la primera señal en marzo de 2021 con un 10.6 % y en abril en un 47.1 %, ambas interanual. Con los referidos datos se podría asegurar que la economía dominicana se enrumba por la ruta hacia la recuperación; sin embargo, como amenaza tiene en frente a la tercera ola de la pandemia por Covid-19, que genera determinados niveles de incertidumbre y la presión de los precios.

Con tasa de positividad diaria del Covid-19 sobre el 20.0 %, superando con creces el 5.0 % establecido por la Organización Mundial de la Salud (OMS) para considerar que la pandemia en un país está controlada, con nuevas variantes del virus circulando en el territorio nacional, con mayor cantidad de fallecidos, con menos disponibilidad de camas y altos costos de salud para la familia y el gobierno, no resulta un escenario alentador.

En forma paralela a la pandemia, el costo de la canasta toma impulso hacia el alza, dejando incluso a la meta de inflación del 4.0 % hacia atrás por primera vez desde que se estableció ha principio de 2012. Al inicio del 2020, el costo de la canasta básica familiar de enero era de RD$ 14,527 para el quintil 1 y el del promedio nacional de RD$ 31,546; en cambio, para abril de 2021 se situó en RD$ 22,317 y en RD$ 37,931, respectivamente; de manera que, la familia dominicana se encuentra enredado en un aumento de RD$ 7,790 para el quintil 1 -que es el de menor ingreso monetario- y de RD$ 6,385 para el del promedio nacional.

Que la población laboral de un país mejore su bienestar es una aspiración no discutible y el aumento del salario mínimo es una vía para lograrlo; donde radican algunas desavenencias es en el escenario de cuándo producirse, argumentando que debe realizarse basado en una clasificación de las empresas, por productividad o cuando no amenace al empleo. Respecto a las dos primeras argumentaciones, esta opinión la considera atendibles, aunque no debe ser el argumento que impida un aumento del salario mínimo. Con relación a la pérdida de empleo, las evidencias internacional y local, no necesariamente respaldan la relación inversa entre caída del empleo por aumento salarial.

De todas maneras, en un ambiente de aumento de los precios, con inflación interanual de un 9.65 % a abril de 2021, justo es la expresión inequívoca de que los agentes económicos tienen la posibilidad de traspasar los incrementos de sus costos a los precios del consumidor final; mientras que, el asalariado no tiene el poder de elevar el salario por cuenta propia, sino, que debe esperar la aprobación por los mecanismos legales e institucionales, mientras le ocasiona pérdida en la calidad de vida, aumento de la desigualdad en el consumo y deterioro del salario nominal.

Cuadro 1

Salario nominal en RD$*Salario realInflación
TamañoGrandeMedianaPequeñaGrandeMedianaPequeña%
201211,2927,7636,88010,3137,0906,2833.91
201412.8738,8507,84310,8897,4866,6341.58
201715,44710,6209,41212,3478,4897,5234.20
201917,61012,10710,73013,4219,1788,1843.66
2021**17,61012,10710,73012,3348,4807,5152.69***

*Salario mínimo privado no sectorizado. **IPC año base 2010 e indexado con inflación de 2020/ a abril 2021, para calculo salario real, realizado por el autor. ***Acumulada a abril, 2021

Cuadro 2

AñoCosto canasta quintil 1Costo canasta nacional
201211,75926,199
201412,54527,645
201713,72429,982
201914,47731,443
202122,31737,931

Como puede apreciarse en los cuadros 1 y 2 correspondiente al salario nominal y real, ambos tipos de salarios han aumentado a través de la serie de años 2012-2019; sin embargo, por la incidencia de la variación hacia el alza del Índice de Precios al Consumidor, el poder adquisitivo se ve reducido, no permitiendo que los trabajadores de la pequeña y mediana empresa puedan cubrir el 100.0 % del costo de la canasta básica del quintil 1 y lo propio le acontece a los que laboran en las empresa grandes con el costo de la canasta básica promedio nacional.

Para los años aquí presentados, el costo promedio de la canasta básica del quintil 1 supera 1.64 veces al salario mínimo de las pequeñas empresas y el del promedio nacional lo supera en 2.0 veces, lo que refuerza el rezago histórico en la carrera entre salario y precios, ubicando al primero detrás del segundo.

Un argumento promovido con insistencia por quienes no se sienten muy animados ha aumentar salarios, es el que afirma que genera inflación. Los datos que aparecen en el cuadro 3, contrario al,primer juicio, respaldan a quienes consideran que el aumento de salario no implica necesariamente elevación de precios. Cada año que se ha incrementado el salario mínimo, la inflación se ha colocado en un dígito, en la mayoría de los años muy por debajo de la meta de inflación y sólo en el 2017, estuvo dentro del rango, superando ligeramente el punto medio que es de un 4.0 %.

El último aumento de salario mínimo fue realizado el 25 de julio de 2019, desde entonces y hasta abril de 2021 los trabajadores no han sido beneficiados por incrementos en el salario mínimo, pese a que la inflación acumulada durante ese periodo de tiempo se sitúa en un 10.64 %. Ante el rezago en el aumento salarial, el salario mínimo real en 2021 es menor que el del 2019, al colocarse para las empresas grandes en RD$ 12,331, en el de la mediana en RD$ 8,840 y en el de la pequeña en RD$ 7,515; mientras que, en el 2019 era de RD$ 13,421 para las grandes, de RD$ 9,178 en las medianas y de RD$ 8,184 en las pequeñas.

Cuadro 3

AñoIncremento salarial nominal en %inflación del año del aumento y del siguiente%InflaciónAcumulada*Relación aumento salario e inflación acumulada
GrandeMedianaPequeña%
201214.014.014.03.91 y 3.883.54.0
201414.014.014.01.58 y 2.348.581.7
201720.020.020.04.20 y 1.174.924.1
201914.014.014.03.66 y 5.55**6.122.3
202110.64

*inflación acumulada durante los meses comprendido entre cada aumento salarial. ** El 2020, año crisis sanitaria y económica

De los cuatro últimos aumentos del salario mínimo, tres fueron de un 14.0 % y el de 2017 de un 20.0 %. En todos los casos, la elevación salarial superó a la inflación acumulada entre cada aumento, de los cuales en dos la cuadruplicó, en una la duplicó y en otra fue de 1.7 veces mayor que la inflación.

Ante el estancamiento del salario mínimo nominal entre el 2019 y 2021 y en la intención de poder recuperar los RD$ 818.0 promedio de los tres tipos de salario mínimo real, equivalente a un 7.98 %, se hace imperativo devolverle a los trabajadores parte de la degradación salarial, como una forma de que la salida de la crisis económica, no terminen ellos pagándola, como ha ocurrido durante toda la crisis por Covid-19.