Afrontemos la Realidad

12

Dicen que siempre es sano y necesario apelar al optimismo, por muy difícil que se nos planteen las circunstancias.

Pero es igualmente provechoso colocar como soporte a esa actitud el reconocimiento cabal de la realidad que nos evite el terrible pesar de la frustración y el agravamiento.

Observemos como todavía bajo los terribles efectos de la pandemia y de la guerra Rusia-Ucrania, una buena parte de nuestro país ahora también afronta serias dificultades como secuelas del huracán Fiona.

Publicidad

Este cuadro nos encuentra en medio de un presupuesto deficitario y de una creciente demanda de bienes y servicios, acentuada por el flagelo de la inflación.

El incremento en las tasas de interés en Estados Unidos en 70 puntos dispuesto este pasado miércoles  (el quinto en lo que va de año), con la clara advertencia de la Reserva Federal de continuar esa ruta hasta disminuir su histórica alza en la inflación, agrega presión a economías como la nuestra.

Encarecer el dinero en Estados Unidos conlleva, entre otros factores, a la disminución del poder adquisitivo en una nación que representa nuestra mayor fuente de ingresos como el turismo y las remesas.

Las acciones bélicas entre Rusia y Ucrania con su carga de incertidumbre, ha devenido en una abierta confrontación entre occidente, encabezado por Estados Unidos y Rusia y China, en un peligroso pulso por un poder hegemónico ya dividido, que le otorga el grado de crisis global de grave incidencia y peligro para la estabilidad mundial.

Atenuar los efectos sobre el país  de esos fenómenos de orden sanitario, de mercado, geopolítico y climático, a lo que se suma la peligrosa crisis en Haití, nuestro principal reto, ameritará de mucho mayores esfuerzos que los realizados hasta el momento.

Afrontar esa hostilidad del entorno y procurar avanzar en medio de las ostensibles precariedades internas, amerita de una gestión de Estado marcada por la eficiencia y de la responsable articulación del liderazgo político, empresarial, social y sindical que nos permita salir airosos ante el inminente peligro.

Seamos optimistas con los pies sobre la tierra.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here