Monday, January 25, 2021
Home Opinion Accesibilidad: Una vacuna contra la epidemia vial de RD

Accesibilidad: Una vacuna contra la epidemia vial de RD

Por Francina Hungría

Desde hace años distintas voces insisten en la necesidad de implementar acciones para incrementar la seguridad vial. El aumento del parque vehicular,  los accidentes de tránsito y las barreras en la movilidad urbana reducen las oportunidades de desarrollo de la ciudadanía.

De acuerdo con las cifras de la Oficina Nacional de Estadística (ONE),, en 19 años la cantidad de vehículos aumentó en un 267.87% al pasar De 1,182,709 unidades en el año 2000  a 4,350,884.  Es decir, el parque vehicular del país triplica la población de Santo Domingo Este.

Las debilidades identificadas en el sistema dominicano de transporte van desde  lo ambiental hasta la competitividad del país. Más del 20% de las emisiones contaminantes de la República Dominicana son generadas  por las unidades vehiculares.

En lo referente a la salud, el Dr. Cesar Mella utilizó el término “violencia vial”  para describir el estado  de situación que vive el país.  Y es entendible si se considera que de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), en el país mueren 36.4 personas por millón de habitantes a causa de eventos catastróficos de tránsito. Es decir, unos 3000 muertos por año solo por esta  razón.

De hecho, conforme con la data ofrecida por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), la República Dominicana posee el mayor índice de siniestralidad por accidentes de tránsito de Latinoamérica y El Caribe. Atender las condiciones sanitarias generadas por inseguridad  vial le supone al país más del 2.2% del Producto Interno Bruto (PIB).  Solo mantener a un accidentado en una Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) puede llegar a costarle al Estado entre 300 y 700 000  pesos.

Para el Dr. Julio Landrón, director del hospital traumatológico   Ney Arias Lora, los siniestros de tránsito causaron 30% más fallecidos que el Covid-19 en 2020. Y estas son   cifras fatales; no se está contabilizando la cantidad de personas que quedan con lesiones permanentes o discapacidad temporal.

Estas también   consumen parte del gasto público,  incrementan los niveles de vulnerabilidad de las familias y reducen las  oportunidades productivas de una gran cantidad de hombres y mujeres. A la vez,  se reducen los niveles de competitividad de las ciudades.

Los referentes internacionales que han atravesado situaciones similares han apelado a la accesibilidad urbana y la participación  de la ciudadanía para solucionar el problema. Este aspecto es pertinente ahora que  el congreso aprobó un  préstamo  de 250 millones de dólares facilitado por el BID para el Programa de Apoyo a la Movilidad, el Transporte Terrestre y la Seguridad Vial.

Y podría decirse que bastaría con  la aplicación de la ley 66-17 que crea el Instituto Nacional de Tránsito y Transporte Terrestre. Esta señala  la necesidad de crear unos 40 reglamentos, así como acciones articuladas entre sí para dinamizar y eficientizar el sistema dominicano de transporte.

En ese sentido, el BID considera que es necesario consolidar un marco normativo  en torno a los pilares de la ley. Y  hace hincapié en que es esencial la movilidad urbana eficiente e inclusiva.

Es fundamental que el Programa de Apoyo a la Movilidad, el Transporte Terrestre y la Seguridad Vial que aplicará el gobierno contemple los principios de accesibilidad universal como parte fundamental de las acciones desde su diseño.  A la vez, es determinante que los distintos sectores participen de la construcción de una política de movilidad inclusiva,  innovadora y sostenible.

La relevancia de apuntar en esa dirección se encuentra en que el resultado de las políticas de movilidad diseñadas desde la accesibilidad:

  • Impactan por igual a todas las   personas, independientemente  de las condiciones en las que vivan.
  • Espacios con mayor seguridad vial aumentan las posibilidades de participación productiva. A su vez, facilitan que los ciudadanos accedan a medios para salir de la pobreza.
  • La accesibilidad urbana facilita la autonomía de personas con discapacidad,  adultos mayores, embarazadas y familias completas.
  • En el contexto actual, contar con espacios accesibles, que faciliten la movilidad reduce los riesgos de contagio. Posibilita el desplazamiento ágil y abre las ciudades a nuevas oportunidades de inversión.

En definitiva, pensar la movilidad y el transporte desde la perspectiva del bienestar de las personas  puede convertirse  en la mejor vacuna para la epidemia vial que vive la República Dominicana. Y en ese sentido, la accesibilidad juega un rol determinante para la recuperación de los espacios y la autonomía de las personas.

Most Popular

EE.UU. vuelve a la lucha contra cambio climático en la cumbre en La Haya

La Haya.-La nueva Administración estadounidense de Joe Biden vuelve este lunes oficialmente a la lucha contra el cambio climático durante la Cumbre...

2021, año de la concienciación sobre la endometriosis

Con la finalidad de dar visibilidad a la endometriosis que afecta a más de 200 millones de mujeres en todo el mundo...

La pandemia destruyó trabajo equivalente a 255 millones de empleos en 2020

GINEBRA.- La pandemia de COVID-19 redujo en 2020 un 8,8 % la cantidad de horas de trabajo en el mundo, o el...

Bucks rompen racha perdedora

MILWAUKEE (AP) — Giannis Antetokounmpo tuvo 27 puntos y 14 rebotes y los Bucks de Milwaukee vencieron el domingo 129-115 a los...