El discurso del presidente Danilo Medina de este domingo recoge informaciones y medidas que nos animan a pensar que avanzamos en forma efectiva hacia la importante meta de conciliar la preservación de la salud del pueblo y la reactivación escalonada de la economía, en el marco de la pandemia de Covid-19.

La población ha recibido con satisfacción el mensaje presidencial,  en el que se establecen medidas dirigidas a mantener y ampliar el proceso de contención de la pandemia e iniciar la desescalada de la paralización de las actividades económicas que nos impuso el agresivo y letal virus.

A la flexibilidad de las medidas restrictivas, programada para desarrollarse en cuatro fases, a partir de este lunes con el toque de queda y desde el miércoles para la desescalada, el presidente agregó la disposición de mantener por otro mes los programas sociales Fase y Quédate en Casa, a los que se suma el denominado “Pa Tí”, para darle apoyo también a trabajadores independientes.

En su esperanzador y bien sustentado mensaje de 36 minutos, el presidente hizo acopio de los auspiciosos informes sobre los avances logrados por la República Dominicana en la lucha contra el Covid-19, comportamiento que sirvieron de base a las decisiones adoptadas en la actual coyuntura.

De acuerdo a esas experticias, hemos logrado ralentizar la expansión del coronavirus, se han salvado miles de vidas, hemos aumentado la disponibilidad de camas, de las unidades de intensivo y ventiladores, como la capacidad de los laboratorios, colocándonos como uno de los 11 países en el mundo que realizan pruebas gratis para la detección del contagio.

Ante estos avances, el Presidente ha ratificado su confianza en la población para que unida a las autoridades, continúe cumpliendo con las necesarias medidas de prevención y aislamiento social contempladas en estos primeros 14 días de flexibilización,  objetivo indispensable para pasar a la segunda fase.

Ojalá que al aliento y regocijo que sin dudas provocan estas disposiciones en los sectores productivos y en toda la población, agreguemos el compromiso de cumplir cabalmente con las medidas contempladas en esta primera fase, en una renovada muestra de responsabilidad para la preservación de la salud del pueblo  y la retoma en firme del proceso de desarrollo de nuestra nación.